viernes, 2 de noviembre de 2012

Narcicismo político.


"A mi llegada, me vuelvo a encontrar con las mismas discusiones bizantinas y narcisistas de la "alta" política chilena. Los mismos de siempre se enfrentan en los medios, hacen declaraciones rimbombantes, autorreferentes, muchas veces vacías. Son los actores del docureality de la baja política.(...) Siento que la política chilena no ha llegado todavía al fondo de Chile, y cuando llega, llega tarde a solucionar los problemas reales de los habitantes de un país que existe casi por milagro" Palabras de Cristián Warnken en su columna "La alta política no llega a Puerto Cisnes"


3 comentarios:

Mar dijo...

En esa opinión se puede incluir muy bien al estado español. Aquí hay más de lo mismo.

Bss.

Esther dijo...

La verdad, es que creo que los políticos han perdido credibilidad, mucha, al menos en lo que a mí respecta... pero, bueno... cuando llegan las elecciones, habrá que votar a alguno... ES como decir: "yo creo que será éste el que menos nos pueda engañar intencionadamente", algo así, como la lotería. En fin...

Bona nit :)

Яakro dijo...

Todo Estado se ha convertido hoy en día en una máquina de perpetuación del poder que se encuentra en las manos de unos cuantos. Desde luego a nadie le interesa resolver los problemas de los ciudadanos, pues si así fuera, para qué los necesitaríamos. Diría un profe: "la perpetuación del poder radica en la ilusión de que necesitamos de quienes lo detentan".