jueves, 28 de febrero de 2013

Semillas de Sésamo


“Una joven y afligida madre, lamentando la muerte de su bebé, busca consejo en Buda.  La mujer explica a Buda su insoportable pesar y su incapacidad para reponerse a esa devastadora pérdida.  Buda le pide que llame a todas las puertas del pueblo y pida una semilla de sésamo en cada casa en la que no se haya conocido la muerte.  Después, deberá traérselas a él.  Ella, obediente, va de puerta en puerta y, mientras sale con las manos vacías de cada una de las casas, comprende que no hay ningún hogar que no haya sido azotado por la muerte.  La mujer regresa donde Buda sin semilla alguna, y Buda le dice lo que ella ya ha comprendido: que no está sola. 
La muerte es algo que alcanza a todos, a cada familia.  Es sólo una cuestión de tiempo. Lo que es inevitable, le dice el maestro, no debe lamentarse en exceso.”
Cuento Budista

2 comentarios:

TriniReina dijo...

Lo único cierto: la muerte. Tan firme como inevitable.

Saludos

Patricia dijo...

Buda sabia como llegar al corazon de las personas de manera didactica y sensilla. Gracias por recordarme sus palabras, recordar que todos somos pasajeros en este viaje por el mundo,
besos, feliz fin de semana!!