sábado, 26 de octubre de 2013

Página en blanco


 "(...) ¿escribir no es acaso itinerar, salir sin rumbo cierto de un lugar e internarse en un territorio abierto, donde muchas veces no sirven ni las brújulas ni los manuales ni los mapas? He aprendido a abrazarte, página en blanco, al filo del alba.

Pero hoy te me resistes como nunca. No sé qué es lo que pasa. Es como si quisieras, con tu inusual resistencia, decirme algo. Lo preocupante no es que yo no tenga nada que decir: eso siempre, o casi siempre, es y ha sido y debe ser así. Pero parece que esta vez no quieres recibir mis palabras, esas sondas que envío a tu espacio a explorar, para que vayan haciendo una huella, abriendo un camino. Pareces decirme: "Necesito otras palabras, tus palabras ya no sirven, mi vacío no las quiere, no las soporta, necesito palabras venidas de muy lejos, de otra parte, palabras nuevas, vírgenes de todo prejuicio"

"(...)Es de noche y veo desde mi jardín las mismas estrellas muertas en el cielo que vieron cientos de generaciones antes de mí. ¿No seremos -los que tenemos tribuna para opinar- estrellas muertas que almas jóvenes están viendo desde otro lugar, desde otro tiempo, simultáneo al nuestro, pero distante?


Página en blanco: tengo que dejarte, tengo que ir afuera, a buscar la salida a la trampa levantada y sostenida por nuestras construcciones mentales del mundo, que ya no coinciden ni sirven para avanzar a campo traviesa. Pero no puedo hacer solo este viaje: soy apenas un columnista, un opinante de jueves por medio, necesito encontrar a otros que estén sintiendo lo mismo que yo, ahora ante sus propias páginas en blanco. Tenemos que ir juntos a reparar el motor del alba, como dijera Vicente Huidobro. Estamos en pana en el desierto. El guión se estropeó y no hay ya piezas de recambio. Pero, ¿cómo mudar de piel, cómo mirar de frente la luz de un presente que desconocemos y nos ciega? ¿Tú no lo sabes, página en blanco? Página en blanco, dímelo tú, que eres mi única certeza, tal vez la última certeza."

Lee la columna completa de Cristián Warnken,


7 comentarios:

TriniReina dijo...

Últimamente me siento acosada por la blancura de la página, además, del blanco de las ideas...

Puede ser que como llevo dos meses sin salir de casa, y no veo más que cuatro paredes y un mismo techo...

Besos

Esther dijo...

Me ha encantado, el cómo está redactado y todo.

La página en blanco... un reto que todo escribiente, aficionado o no, debe superar.

Que duermas siempre bien, guapa :)

TriniReina dijo...

A tu pregunta:

Es que me operaron y no acabo de reponerme. En fin, tiempo al tiempo...dicen

Gracias

**kadannek** dijo...

Saludos, estimadas, gracias por sus aportes en esta entrada.

Trini: Lo lamento, espero por su pronta recuperación.

virgi dijo...

La página en blanco espera por nosotros, sólo hablará cuando esté llena.
Un beso.

Carmen dijo...

Me ha gustado mucho el texto. Una página en blanco totalmente llena. ¡Que genial!
Un abrazo

**kadannek** dijo...

A penas llegue la inspiración hay que poseerla y crear.

Gracias chicas por tus apreciaciones.