viernes, 29 de noviembre de 2013

Torpes maestros



Existen ocasiones en que uno aprende "a la mala" lecciones de vida muy sabias de las personas más curiosas que uno se pueda imaginar y de la manera más insospechada. El asunto está en que sea quien sea el que nos esté dando ese valioso conocimiento, debemos quitarnos la venda de los ojos, apartando el orgullo, la soberbia e inclusive la ira por un momento para poder captar dicho mensaje, pues de lo contrario, éste quedará oculto en nuestro subconsciente, y lo único que recordaremos será el trago amargo del momento.

Ya lo dijo khalil Gibrán hace mucho: "Del hablador he aprendido a callar; del intolerante a ser indulgente, y del malévolo a tratar a los demás con amabilidad. Y por curioso que parezca, no siento ninguna gratitud hacia esos maestros"

Y seamos honestos, no se trata de agradecerle de forma verbal y directa a la persona por hacernos sentir mal, ya que infligir daño pudiendo evitarlo es incorrecto, mas bien, con todo esto quiero decir que hay que tener altura de mira, bajarle un poco el perfil a las cosas y reflexionar sobre los eventos aparentemente negativos en nuestra vida, pues como suele decirse "no hay mal que por bien no venga". Las cosas no pasan porque sí y ya, eso es una visión algo vacía y desentendida a mi parecer. Soy de esas personas que sigue pensando que todo ocurre por algo, pues no creo en la casualidad pero sí en la causalidad; Antiquísima Ley universal de causa y efecto que siempre ha existido y existirá. Se trata de lógica y sentido común.

Aunque no me creas, si lo piensas con mucho más detenimiento, todos hemos aprendido algo, por más insignificante que sea, de alguna persona que nos ha hecho mal o nos desagrada. Podríamos llamarles "torpes maestros inconscientes", una especie de mensajeros dormidos que ignoran el hecho de que gracias a su comportamiento sub-humano nos haremos más fuertes  para afrontar la vida y momentos más duros con mejores herramientas.

Sé que es una visión optimista y que parece poco aplicable, pero es bastante práctica, ya que evitaremos tomarnos las cosas de forma demasiado personal, evitando rencores exagerados de paso.

Entonces, estimadísimo lector, si pasaste o estás pasando por un mal momento gracias a la inesperada intervención de un tercero, primero intenta calmarte, respira y piensa que la vida puede estarte queriendo enseñar algo con esto. Así no lo veas enseguida, sólo intenta ocuparte del problema en vez de preocuparte. No existe otro método para resolverlo.

No te enfoques en el mensajero si no en el mensaje.




15 comentarios:

TriniReina dijo...

Mi "tercero" es el dolor y te puedes imaginar cuánto esfuerzo he de hacer para seguir asida al optimismo. Aún así, no me suelto. De momento.
Llega una edad en que el mejor maestro es un@ mism@...

Abrazos

**kadannek** dijo...

Sin duda alguna nuestro mejor maestro somos nosotros, pero hay personas o situaciones, como enfermedades y accidentes, que nos permiten crecer más como personas si logramos develar su significado.Así que te invito a reflexionar sobre el por qué de la situación dolorosa por la que estás pasando. Sabiendo qué te quiere decir encontrarás lo que necesitas saber para mejorarla y cambiar.

Un abrazo.

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
TriniReina dijo...

Estoy harta de aprender...

Saludos

**kadannek** dijo...

Puede ser porque tienes una sobre-dosis informativa en tu vida. Debes estar en un punto culmine. No te rindas, ahí puede estar la clave. Ya pasaste algo grave anteriormente y de ello creciste mucho, fuiste inspiradora para muchas mujeres. Parte de lo que te está pasando será una nueva inspiración para que otras personas puedan resurgir más fuertes como tú. Por favor, resiste. Tienes una misión importante.

Anónimo dijo...

De personas que me traicionaron he aprendido a valorar mucho más la lealtad. De las injusticias que he vivido y presenciado, cada día intento ser más justa. Hay mucho aprendizaje en las situaciones tristes y difíciles.

virgi dijo...

Esos terceros pueden hacer mucho daño, pero peor es cuando son primeros o segundos en tu vida.
Sí, Kadannek, respiremos, y hagamos algo de yoga.
Besitos muchos

Esther dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Esther dijo...

¡Ay, Kadannek! ¡Eres única! Y solo puedo decirte, "gracias" :) Qué suerte tengo de contar contigo, con tu sabiduría... La gente que te tiene cerca tiene suerte y yo también, incluso con solo leerte. :) Si todo enseña en esta vida...

Me gusta esa denominación: "torpes maestros inconscientes" y cada día aumentas tu capacidad para soportar el dolor, eso espero...
Un abrazo y me has hecho sentirme mejor esta noche. A mí, varias veces me han llamado ángel, pero tú sin duda; eres otro; a veces; lo demuestras :) Te va el nombre de Atenea también, diosa de la sabiduría! Bona nit :)

Por cierto, borré el anterior comentario y puse éste porque era horrible, no se entendía nada...y como vine con tiempo... : p

**kadannek** dijo...

Gracias Virgi por tu opinión en esta entrada. Gran consejo el que das: Respirar, hacer yoga. En el fondo hay que intentar volver a nuestro centro.

Querida Esther, io soy quien te da las gracias por tus apreciaciones, sobre todo tu opinión hacia mí.
Si estas palabras te han servido entonces me doy por pagada. El objetivo es llegar aunque sea a una persona. Probablemente el mensaje de esta entrada estaba escrito para ti. Me alegra mucho que te hayas sentido mejor. Es un logro.

Un abrazo!

Poetiza dijo...

Vengo a desearte: Felices fiestas. Cuidate mucho.

Umma1 dijo...

Alguna razón habrá para recibir puñaladas traperas.
Cuando algo así pasa, me pregunto porqué tenía a alguien capaz de semejante comportamiento cerca.
Qué me atraía o que me confundía de esa persona.
En general, termino dándome cuenta de un rosario de señales previas, que no había advertido.

**kadannek** dijo...

Poetiza: Felices fiestas también para ti.

Umma: Pienso que todos los que hemos pasado por un tipo de traición lo sentimos como una emboscada en ese momento, pero podríamos suponer que la vida se encargó de poner a esa persona en nuestro camino para aprender algo.

Saludos.

La Marandua dijo...

HOLA! buen espacio para compartir opiniones y esencias de la vida, no todas nos parecen deseables y aromáticas producto de los muchos pre-juicios, las expectativas y sobre valoraciones del ego hiper inflado, y de la farándula de la vida moderna que atrae y atrapa, la esencia es eso asi como una rosa es una rosa, y no deja de serlo porque a nuestros ojos les falte visión o a nuestra nariz le falte olfato... me gusta tu enfoque y lo directa en tus post.
saludos y felicidades.

Beauséant dijo...

No lo había pensado de esa forma, pero visto así es verdad :)

Al final las cosas siempre parecen ocurrir por algún motivo, ¿verdad? el problema es que hace falta tiempo y distancia para poder ver ese motivo, para entender que, por mucho que nos doliese en su momento, aprendimos algo para la siguiente..

Al final todo se reduce a eso, ¿no? a ir aprendiendo, un poco a golpes, un poco a ciegas..