jueves, 17 de marzo de 2016

Nacimiento en la Blogósfera


Recuerdo con ilusión mis inicios por el mundo de "la blogósfera", entusiasmada por darle un espacio definido a mi voz, claridad a mis ideas, cuerpo y alma a mi filosofía de vida, y valor a lo que quería compartir. En un principio fue por mí, necesitaba "un rincón" personal en donde desenvolverme tranquilamente para reflexionar, que no estuviese oculto del mundo pero que a la vez, no me sintiera vulnerable ni invadida. 
En el contexto habitual de aquella época, exponer un modo tan particular de ver las cosas era un atentado contra uno mismo, sobre todo siendo tan joven. Las personas no confían en que un adolescente tenga ideologías firmes o que busque las respuestas eternas del hombre a través de la reflexión, las letras y la conversación, en vez de desesperarse por asistir a una fiesta. En verdad no se trataba de una lucha, no era alzar mi voz en un vano intento por hacerme entender, pues de todas formas, para el resto, habría sido mostrar aires de superioridad y rareza, una visión errónea e injusta para cualquier persona que sólo desea dejarse fluir sin caer tanto en expectativas estandarizadas de personalidad. Tristemente, aún hoy en día, hay una mafia que intenta decirte cómo debes verte, qué debe gustarte, qué debes odiar, cómo llevar a cabo una vida "normal" y sobre todo, cómo debes sentirte. Piensan por ti, cuando eso no es sólo tu deber sino también tu derecho.

No tenía ganas de imponerme ante nadie ni convencer al resto para aceptar mis posturas, y aunque tenía la urgencia de "soltar" mis inquietudes e intereses para no ahogarme sin que fuese una exhibición autoreferente, con el tiempo me di cuenta que quería aportar, no ya marcando la diferencia, sino, simplemente, buscando a quienes se identificaran con las temáticas que comencé a tocar. Llegaron testimonios de historias de vida tan fuertes, que entré en una especie de transición: Me desenfoqué de la literatura/mitología/filosofía que a mí me apasionaba y empecé a escuchar más las preferencias del resto, seguí la línea artística y poética para interactuar con los demás, intentando convertir este espacio en uno de liberación y sanación por medio de las letras. Pos supuesto que hubo cambios, procesos, avances, declives, temáticas variadas, y puntos tocados desde distintas aristas. Todo muy enriquecedor.

Tuve muchas decepciones, claro. Momentos de ausencia, de confusión en cuánto al enfoque y factores circunstanciales que no me permitieron dedicarme al 100% a este tan querido espacio.
Gané amigos, los perdí. Algunos compañeros dejaron de venir, con otros nos reencontramos, un sube y baja en relaciones blogueras, pero ya dejé ir el pasado, y sinceramente, a estas alturas ya no extraño a nadie, porque en mi corazón hice las pases con todos y los duelos respectivos también. Pero sin profundizar en ello, es hora de admitir que siempre me causa emoción encontrar un blog nuevo o a alguien que "nace en la blogósfera". Diría que soy fanática de, como les llamo; "las joyas perdidas de la red", esos blogs que nadie conoce, pero que poseen un milagro en sus letras, un mensaje potente que debería llegar a miles de personas. Siempre me causa curiosidad el por qué se quedan naufragando en la red...

Mantener un blog por años requiere compromiso, dedicación y por sobre todo respeto, ya para con los demás para no herir innecesariamente la susceptibilidad ajena, y respeto por uno mismo en cuando a seguir fiel en lo que se quiere transmitir.

Mi gran amiga Katerin acaba de abrir por primera vez un blog y diría que estoy más emocionada yo que ella, pues considero un privilegio ver el surgimiento de un nuevo mundo por esta red. Su blog Graphito 3.0 es de cine, pero desde una visión artístico-filosófica que encantará a más de alguno, pues se aleja de las clásicas sinopsis tan cliché. Me alegra mucho que seamos compañeras blogueras. ¡Bienvenida!

Blog de Katerin: Graphito 3.0


11 comentarios:

Ilesin dijo...

Es verdad que cuando iniciamos la andadura por este universo buscamos cada uno una manera de expresar cosas que hay en nuestro interior. Por el camino vamos encontrando personas con quienes nos enriquecemos y otras que es mejor olvidar, pero a pesar del sacrificio que ello exige todavía hay instantes por los que vale la pena estar en este mundo.
Besos

Juan Ignacio dijo...

Me identifico con lo que dices en tu entrada, y eso que hablas de varias cosas. Llevo casi cuatro años como bloguero, yo lo comencé de adulto ya, pero casi con la misma ilusión que un adolescente. Lo hice también para expresar mi interior, sabía que lo hacía en la intimidad, pues un blog nada publicitado poco se iba a leer, era consciente de ello, sin embargo llegó un momento en que dejé la parte más íntima de mí a un lado (esa, al fin y al cabo, iba a ir siempre conmigo sin necesidad de exteriorizarla) y me dediqué a comentar, a tratar, lo más general, lo más mundano, que es lo que más gusta a los demás y es más de recibo, por otra parte. La vida propia de cada uno no le interesa a nadie, y al airearla solo provocarás envidia o lástima, y creo que ninguna de las dos cosas es deseable.

Al igual que tú, acabo de descubrir el blog de Katerin, y me gusta como escribe, ya se lo he expresado a ella, trata el cine de una manera formal, seria, como el arte más representativo del siglo pasado merece ser tratado.

A mí también me gusta descubrir blogs nuevos, durante estos últimos cuatro años me parece que el número de éstos ha descendido, de los que seguía muchos han cerrado o han sido abandonados. Yo, de momento sigo, si bien con menos ilusión que al principio; el clamar en el desierto y la autocensura que hay que ejercer para no herir sensibilidades es algo que cuesta realizar.

Un beso.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Te entiendo perfectamente. Abrí un blog para expresar mi punto de vista. Luego fue dificil encontrar lectores, luego tuve un molesto traspie por una circunstancia externa llamada Blogger, tuve que empezar de nuevo. Y estoy con esto desde hace un par de años.
Y es para celebrar cuando se descubre algo nuevo, cuando alguien abre un nuevo blog, cuando se encuentra la joya que merece ser conocida.
Y me gustó que ese blog nuevo tenga en sus primeros posteos la referencia a una película de Tim Burton.

Katerin dijo...

¡Hola Kadannek!

El miedo al experimentar esta nueva etapa es libre... yo aún no estoy convencida de querer seguir. No sé ni por qué estoy escribiendo en un blog. Quizá más adelante encuentre la motivación necesaria y la respuesta que busco.

No por eso dejaré de darte las gracias por esa calurosa bienvenida y por el apoyo que me ha brindado.

Un fuerte abrazo, amiga.

Maite S.R dijo...

Desde luego, un buen blog de cine. Felicitaciones a tu amiga. Y a ti, por tu sensibilidad para captar lo bueno.
Que tu blog y el de ella sigan dandoos muchas alegrías (y placer estético-intelectual-espiritual a los demás).

Un abrazo y una sonrisa :)

Esther R dijo...

¡Qué entrada tan generosa! Y es que tu corazón es ¡GRAAAANDE!

Mientras te leía, también me recordé cuando yo empecé por aquí. ¡Dios! ¡Parece que fue ayer y han pasado nueve años! Por lo menos. Y yo también he caído en la cuenta que por esos tiempos, yo reflexionaba mucho más, sobre todo dentro de mi cabeza, sobre el mundo... Me gustaba filosofar y trataba de responderme ciertas cuestiones y buscarles explicación. Mi mente no se callaba en ese sentido y a veces, me echo de menos a mí misma, por muy ridículo que pueda parecer. También sufrí una mutación y es que, siempre estamos cambiando y como decía Kant (creo que era él), somos los mismos, pero no somos los mismos. Bueno, esta última frase no sé si era mía, porque también llegué a esa conclusión, pero... bueno, Kant propagaba, prácticamente, la misma idea.

Quizás, me anime a echarle un ojillo a ese blog. ¡Gracias por aportarlo!

De regreso... no sé si fugaz.

Un besito.

**kadannek** dijo...

-Ilesin: Hola! Comparto tu experiencia y pensamiento. Vale la pena estar aquí, seguir aquí, nutriéndonos, aprendiendo, conociendo, mejorando.

-Juan Ignacio: Es interesante tu proceso. Partir del interior al exterior. Es cierto que a veces todos recurrimos a lo banal o más básico para llegar de forma simple y descomplicada a la gente, pero creo que siempre tendremos el anhelo de regresar a nuestras raíces y expresar nuestra verdadera esencia. Yo te invito a escribir de lo que verdad te causa interés, así sea bizarro, personal, mundano, profundo, exagerado, dramático, pasional o sutil. Es importante no dejar de ser quien se es por complacer a las masas.

Es triste cuando blogs interesantes se cierran o simplemente son abandonados, una pérdida, pero toca practicar el desapego y la resignación.
Pienso que no deberías autocensurarte tanto, una cosa es el autocontrol, el tener "tino" para decir las cosas y algo muy diferente es autolimitarnos. Nos privamos de nuestra propia libertad de expresión.
Actualmente estoy intentando recuperar la ilusión, sabes? estoy en ese proceso, ejerciendo un compromiso conmigo misma.

-El Demiurgo de Hurlingham: Qué desafortunado ese complique que tuviste con blogger, pero lo bueno es que pudiste recomenzar. Creo que muchos tenemos problemas para encontrar lectores o compañeros afines para compartir nuestras ideas. Yo lucho bastante con ello, pero actualmente estoy descomplicada, que llegue el que guste, que lea el que quiera, que comente el que sea. Se entiende?

Me alegra que te haya gustado el blog de Katerin, es muy talentosa.

-Katerin: me ha pasado lo mismo, he empezado proyectos sin saber por qué ni para qué, pienso que se trata de un impulso interno, de un llamado o petición de creación. Eres una persona muy creativa, por ende, tu ser te suplica crear. Quizás esa es la explicación, pero uno siempre quiere algo más rebuscado ajjaja. Aunque como dices, en el futuro tal vez halles una respuesta más satisfactoria o te inventes tú misma el propósito.

Bienvenida otra vez y mucho éxito en esta travesía!

-Maite S.R: Muchísimas gracias, estimada Maite. De verdad se agradece ese voto de fe. Lo mismo quisiera para ti, muchas bendiciones!

-Esther: Verte aquí es un buen augurio, significa que volviste a escribir! Me dio mucha alegría tener tu presencia aquí. Gracias por venir. Siempre se te extraña.
No es ridículo extrañar a la que fuiste, pero es importante amar, respetar y aceptar a la que eres ahora. Todos mutamos, nos transformamos, sufrimos cambios que usualmente siempre son para mejor. Así que me alegran esas modificaciones y mejoras en tu persona, es puro crecimiento.

Saludos y abrazos!

Hada Saltarina dijo...

Acabo de pasar por el blog de tu amiga, y puesto que el cine es un tema muy de mi interés, creo que seguiré visitándolo por su forma peculiar de abordarlo. Gracias por dar a conocer un blog de una amiga.

Un abrazo

**kadannek** dijo...

Hada Saltarina: Me alegra que te haya gustado, justamente por su forma peculiar de tratar este tema, es que quise presentársela. espero que le sigas visitando para que la familia de blogueros amigos sigamos creciendo ^^
Saludos!

BEATRIZ dijo...

Un interesante paseo por la memoria, la tuya y la propia que inevitablemente se inmiscuye en sí misma por culpa de la empatía...De repente me dan ganas de visitar aquellos primeros posteos, pero es tan corto el tiempo que apenas alcanza para merodear en las ideas presentes y tratar de encausarlas en algo rescatable. En fin, la blogosfera sigue girando.

Saludos.

**kadannek** dijo...

Beatriz: Hola, linda. La verdad es que en cuanto a calidad, mis primeros posteos dejan mucho que de desear, estaba aprendiendo a expresarme y compartir ideas. A veces conceptualicé mucho y en otras ocasiones fui subjetiva, pero el amor y el entusiasmo siguen ahí, en esencia. Podría señalarte algunas de mis entradas favoritas de esos tiempos, pero aunque le guardo cariño al ayer y a mis inicios, porque me recuerdan el cariño recorrido y el avance, por respeto a eso mismo es que me quedo con lo que hago hoy. ^^
Un abrazo, gracias por pasar.