viernes, 30 de septiembre de 2016

Luna negra


Es impresionante todo lo que ha traído Septiembre de este año, pues a los ya mencionados fenómenos naturales y planetarios que hubo, se le suma otro acontecimiento de un alto interés astronómico: La Luna Negra u oscura.

¿Qué es la Luna Negra?

 Una Luna Negra u oscura se produce cuando la Luna está demasiado próxima al Sol y muy lejos de la Tierra, siendo ocultada por la sombra de nuestro planeta y “borrada” por el gran resplandor solar. Entonces se provoca una aparente invisibilidad total de la Luna, que suele durar entre un día y medio a tres días y medio. Además de ello, puede existir una ausencia de Luna Nueva o llena en ese mes (Lo que debe diferenciarse del habitual paso al estado de  Luna nueva que todos conocemos, ya que en el proceso de dicha fase la Luna tampoco se ve), pero más impresionante aún, puede haber una segunda Luna nueva ¡y eso es lo que ocurrirá este Viernes 30 de Septiembre de 2016!

¿Por qué es tan emocionante? porque este suceso se genera aproximadamente cada 32 meses. Y según algunas fuentes no se esperaba otra Luna negra sino hasta Enero del 2018, ya que la última fue en Marzo del 2015, así que el evento se adelantó por mucho.
Pero por la forma en que se están dando estos fenómenos, tan seguidos uno tras otro, hay muchas teorías “conspiranoicas” y apocalípticas por ciertos enunciados bíblicos malentendidos, pero en vez de mirar estos acontecimientos de forma trágica, es preferible disfrutarlos y ser agradecidos por la oportunidad de poder presenciarlos y vivirlos bajo el criterio de cada consciencia y sapiencia interior.

Simbolismo humano e importancia mística.

Esta fase oscura, bajo aspectos psicológicos, representa los niveles más profundos del inconsciente, es por ello que en el área espiritual, esta instancia presenta la oportunidad perfecta para meditar en los laberintos más oscuros e íntimos de nuestra mente y alma, para hallar una comprensión holística de nuestro ser. 
La ausencia de Luna simboliza un momento perfecto para practicar el desapego, el desprendimiento de viejas trabajas que obstaculizan tu desarrollo personal. Siempre aconsejo realizar actos simbólicos para sanar el interior, ya que las cicatrices del alma no se curan con poner un parche. 

Ejercicios: Puedes escribir una carta describiendo tus dolores, carencias y traumas, prenderle fuego imaginando que en este acto se queman dichas limitaciones, abriendo paso a un nuevo tú renovado con el aspecto purificador del fuego. Pero también puedes ofrecer esta carta al mar, que tranquilamente recibirá tus angustias, bañándote energéticamente o incluso físicamente si te adentras en él, llevándose dichos males.

Recomendaciones: Pienso que cuando no se ve la Luna, ya sea por el fenómeno descrito, por la transición de un cambio de fase lunar a otra, o por un eclipse, lo mejor es guardar silencio y escuchar al cosmos dentro de uno mismo. Ser, estar, contemplar, sin forzar. Yo visitaría la playa y oiría la voz del mar en conjunción con mis aguas internas, como una forma de equilibrar las emociones. O me adentraría en un bosque para palpitar con su respirar sereno. O me quedaría en casa, mirando el cielo nocturno, opaco y oscuro, para integrar mis sombras. Hagas lo que hagas, sólo siéntelo y capta el momento con consciencia y calma.

Ritualiza la Luna Negra.

Para los más esotéricos y conectados con el mundo divinal, es una fecha interesante para realizar rituales. Pero lo que debes tener en cuenta, es que desgraciadamente hay personas que usan estos fenómenos para atraer o invocar fuerzas negativas, así que antes de empezar, protégete a ti y al lugar en que realizarás esta actividad. Persignarse, brindar oraciones y pedir protección a tus guías, ángeles guardianes o a Dios, es lo primero. Puedes realizar además un círculo mental en el piso del cual se creará una esfera luminosa que rodeará el área en el que estás, cubriéndote a ti mismo y a quienes te acompañan. Puedes trazar un círculo protector con sal o tiza, e incluso poner cuarzos o piedras alrededor. 

Meditación con minerales para mirarte sin juicios:

Te aconsejo piedras negras como la Hematita, la obsidiana o el Onice. O Piedras femeninas y lunares como la piedra luna u la opalita (con la que comúnmente confunden a la primera), también puedes coger fósiles marinos como el coral rojo, blanco o negro, u otros elementos acuáticos como las conchitas de mar por estar asociadas con las emociones y el aspecto sagrado femenino. Todas estas piedras y elementos ayudan a entrar a los mundos interiores e incoscientes con mayor profundidad. Puedes incluso usar cuarzo rosa para elevar la autoestima y amor propio, generando mayor aceptación sobre tu persona.

*Este primer ejercicio es muy simple y principalmente necesitarás un mineral: Pon incienso para ambientar, purificar e inspirar. Puedes poner música de relajación, tonadas binaurales o inbuirte en los sonidos ambientales. Respira tranquilamente y cuando estés listo, toma entre tus manos el mineral que hayas previamente escogido. Si quieres ahondar más en ti mismo puedes poner tu mineral dentro de una copa o vaso con agua, esto puede representar como tal, la puerta hacia la parte de tu psiquie que no ves. Le pedirás guía a tus maestros superiores y ayuda a tu mineral para conocer tus deseos ocultos y así aprender más de ti a través de ellos. Lo que se te revelará lo mirarás sin juicios, entendiendo que todos tenemos sueños, deseos y oscuridad (vista no como una carencia, sino como un secreto e incluso una cualidad). Si ya sabes o conoces ese lado de ti, entonces te concentrarás en hallar aceptación, perdón y liberación de prejuicios, ya sea de las críticas que otros te hicieron o que tú mismo te propinas. Cuando termines da las gracias. Si usaste el vaso con agua, puedes lavarte las manos, rostro, pies o donde lo sientas, como una forma de integrar aún más la magia del ejercicio. En su defecto, riega una planta.


*Si sientes la confianza, puedes concentrarte en la deidad Lilith (para los Sumerios Ishtar o Lamastu), la mujer que existió antes que Eva, pero que se rebeló ante las exigencias de Adán. Ella conocía su potencial interno y tenía amplia conexión con la sabiduría universal.
Ella simboliza la capacidad y necesidad de vivir el placer y realizar los deseos más inconfesables de cada persona. También muestra lo que debe morir o ser devorado para liberarse y generar nueva vida. La verdad es que es una imagen fuerte, y cualquier trabajo con su asistencia puede llegar a ser tan catártico y revelador, que te puedes sentir abrumado. Aconsejo usarla como una llave simbólica que te guiará para explorar tus fibras más ocultas y en vez de verle como una deidad externa, entiéndela como un aspecto personificado de tu energía psíquica o espiritual. Puedes unir esta idea con la meditación anterior, e imaginar que esta reina suprema te lleva por las espirales de tu mundo subconciente para enseñarte a vivir sin lógicas morales ni apegos emocionales ni racionales, sino para fluir con tu verdadera naturaleza; prima, esencial y hasta instintiva.

Hay quienes le usan para encontrar amantes, pero pienso que es mejor pedir que nos ayude a ser mejores amantes a nosotros mismos antes que atentar contra la voluntad de otro. Míra a tu Lilith interior y pídele que te libere, que te muestre tu potencial oculto.

Sea con quien sea con quien te conectes y de la forma en que prefieras, usa este momento para conocerte mejor, para saber quién eres y qué deseas mejorar de ti.

12 comentarios:

Maite S.R dijo...

A mí me gusta lo de la luna negra. Como dices, quizá sea un periodo bueno para la introspección. El negro es un color que invita a ello. La noche, es tan bella... y en ella mora el sueño (lo incosciente como tú señalas) Cerrar los ojos es ya oscuridad, silencio, mirar hacia dentro, y eso es muy bonito, porque te abre la puerta hacia el interior.
Personalmente, me parece muy interesante la parte de los minerales. Algo de lo que no sé nada y me gustaría saber más. Tomo nota de esas piedras que seguro invitan a la introspeción.

Me quedo con esta frase tuya tan inspirada: "Lo mejor es guardar silencio y escuchar al cosmos dentro de uno mismo. Ser, estar, contemplar... "


Un abrazo

Ángela dijo...

Hola Kadannet.
Es muy interesante la información acerca de la luna negra. De todo podemos extraer lecciones para la vida. Me dice mucho "escuchar el cosmos dentro de uno mismo" como ha destacado Maite. Y yo extiendo el cosmos aún más...porque creo y así lo siento que dentro de uno mismo está todo.
Ah! Y me ha encantado tu comentario. Destaco el "Latir con el ritmo de la naturaleza" fluir con ese latido natural... viene a ser lo que te digo anteriormente.
Y viene a decir que tú y yo coincidimos en lo esencial:)
Un abrazo y feliz finde.

Pentimento - dijo...

Considero que hay un desconocimiento cuando se menciona a Lilith.

**kadannek** dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
**kadannek** dijo...

-Pentimento: Considero que es mejor aportar con información que quedarse en señalizaciones, así que si hay algo que gustes agregar, bienvenido sea. Cabe destacar que esta entrada no se trata expresamente de Litith, por eso los datos tan resumidos.

BlueSilec dijo...

Ya tengo lista mi carta para quemarla esta noche ; )

pentimento dijo...

Ciertamente Kadannek, lo ideal es aportar con información pero creo, y dígame si me equivoco, que al escribir sobre un tema hay que tener las ideas claras y fundamentadas. Yo pido disculpas porque, además de no aportar (y me gustaría hacerlo), una tercera persona ha quedado de malas conmigo, así que fue un placer leerla y lamento el inconveniente.

BEATRIZ dijo...

Bueno saber sobre las lunas negras, seguramente la gente se pone lunática por la distancia y gravedad de la luna, estamos sintiendo que flotamos. Me gusta el desarraigo, aunque también disfruto la identificación con otros.

Saludos.

Laura. M dijo...

Buena explicación Kadannek.
Me gusta mirar la luna en esas noches que está grande y luminosa y también cuando se produce un eclipse y se va ocultando hasta quedar completamente tapada... No hago nada implemente miro hasta que vuelve aparecer.
Besos.

Beauséant dijo...

Cada vez que leo sobre noticias de este tipo no puedo evitar pensar en la humanidad hace miles de año.. ahora parece que todo tiene una explicación, los eclipses, las mareas, la luna.. pero imagina lo que debieron sentir al ver que la rutina de todos los días (o noches) se veía alterado sin una explicación lógica...

Por cierto, ya esta subida la nueva entrada sobre Japón ;)

Un abrazo

Patricia dijo...

Que lindo post querida Kadanek, no sabia lo de la luna negra. Realmente informativa la manera de obrar con circulos y piedras para conectarte con tus maestros divinos. Eso de la Lilith tampoco lo sabia, Pero me encanto ese mensaje de pedirle que nos ayude a nosotros mismos a ser mejores amantes antes que atentar contra la voluntad del otro. Un sabio consejo!!
Besos querida me alegra leerte eres maravillosa!

AMALIA dijo...

Muchas gracias por este gran y excelente aporte de información.

Lo desconocía y me ha parecido muy interesante.

Un placer leerte.
Un abrazo