viernes, 7 de octubre de 2016

Así lo viví


Este año ha sido muy transformador a nivel personal. He visto derrumbarse en mí y en mi entorno, patrones viejos y conceptos inservibles, lo que modifica mucho la manera en que vemos y nos desenvolvemos en el mundo.
El mes pasado fue intenso a nivel astronómico, astrológico y energético. Seguro más de uno sintió la gran influencia de este tan movido Septiembre. Fue un mes que trajo cinco fenómenos cósmicos y naturales de importancia, y que se hicieron notar sin pudores. El Eclipse solar “Anillo de fuego”, El portal cósmico 9.9.9, el Eclipse total de Luna en Psicis, El Equinocio de Primavera u Otoño y una Luna negra, para disfrutar una segunda fase de Luna Nueva en el mismo mes. Sorprendente ¿verdad? Pero ya hablé de cada acontecimiento por separado, lo que busco hoy, es compartir la forma en que yo viví estas fechas.


Desde el eclipse solar el Jueves 1 de Septiembre, comencé un plan de meditación durante 9 días, en los que partí con ejercicios de limpieza áurica y sintonización planetaria. Trabajé con algo de geometría sagrada, usando símbolos tales como la flor de la vida para armonizar mi aura con el campo electromagnético de la Tierra. Planté mentalmente un merkaba en distintos puntos del mundo en los que hay conflicto para activar la resolución de problemas y armonizar dentro de lo posible, cada zona, sabiendo que un grupo grande de personas hacían el mismo ejercicio. Se sintió bien contribuir con la buena voluntad y deseos de paz de corazones nobles repartidos por todo el globo terrestre. También utilicé pirámides de luz para proteger y conectar con planos sutiles, y usé los beneficios de la visualización con rayos de distintos colores. Todo ello para recibir con la mejor preparación posible el portal 999, el  Viernes 9 del mes 9 del año 9 (2+0+1+6=9).
Ese día realicé una meditación guiada, pero me dejé llevar libremente por mi intuición también. Quise conectar con Egipto y realicé un altar representativo para anclar mi energía con dicha civilización, esperando que desde ahí fluyese hacia donde debiese ir.
Para explicarlo de forma simple y breve, el gran objetivo de este tan esperado portal, era recibir la energía Crística y anclarla en el planeta, y en uno mismo. Muchos tejimos redes de luz, con la cualidad de la imaginación e intención. Muchos plantamos semillas de poder, con el deseo de ver florecer -metafísicamente hablando- árboles de la vida en todo el mundo. La energía crística abre los corazones hacia una conciencia elevada en paz y unión con todos los seres, que ayuda a la madre Tierra a ascender. 
Este proceso de nueve días fue intenso a nivel individual, me sentía muy conmovida durante o después de cada meditación, muchas veces sin saber por qué. Sólo me decía a mí misma que estaba liberando emociones no expresadas. Quizás rompía “implantes” mentales limitantes, o mi memoria ancestral quería despertar. El último día sentía una intensa añoranza de un mundo nuevo, e incluso, de un sitio antiguo que ni si quiera sé si existe. Mi alma tenía deseo de infinito, y aunque hice todo lo que pude, no fue suficiente, pero es un paso.

Para el eclipse total de Luna que cayó también un día Viernes, estaba preparando un atrapasueños modular. El primer módulo simboliza -según yo- la Luna llena como deidad, el segundo lo titulé como “el reencuentro” entre la Luna y el Sol, el cual se estuvo deformando un poco ya que apliqué fuerza de sobra. Y el más pequeño, simboliza como tal el eclipse, la completud, la integración. En el centro le puse un yin yang. Lo consagré para la armonía del hogar y la alineación de todos sus miembros. Para la base de cada circunferencia utilicé un alambre de cobre, no sólo como gran conductor de energía, sino para tener presente un elemento representativo de la Tierra. Casi todos los materiales son reciclados o viejos, salvo uno que otro detalle. Esta fue mi forma de celebrar esta fecha y rendir homenaje a esta alineación planetaria. Sé que les sugerí un ritual con velas, copa y sal, pero a mí no me dio tiempo. 

Para el Equinoccio de Primavera en el hemisferio Sur, realicé el ejercicio que les expliqué en su momento, canalizando la esencia de la Tierra con nuestras propias raíces y compartiéndola con el astro rey, recibiendo, a su vez, su sapiencia solar. Nos convertimos momentáneamente en un canal sagrado de intercambio informativo y lumínico. Un ejercicio para aprender a dar, recibir, transformar y devolver.



Para la Luna negra guardé silencio, contemplé mi oscuridad mientras hacía actividades manuales (colgantes y atrapasueños), y recibí a mi esposo con quien quemamos una carta para liberar cosas que ya no queremos. Lo que fue significativo. Cabe destacar que durante este mes ¡estuvimos de aniversario de matrimonio!, lo que le agrega un plus sumamente especial.


Así que Septiembre fue un mes de cambios, de destrabe y mucho movimiento en todas las áreas, tanto humanas, como estelares. Para mí, una instancia de profundización personal y reconexión universal. Aprendí a amar mucho más a este mundo y a sus recursos naturales, y aunque no canto bien, con mis escasas habilidades le dediqué mantras y canciones andinas que aprendí hace poco. Estoy muy agradecida por todo lo recibido y todo lo removido. Recibí mucho; información, conversaciones, reuniones, conocimiento, oportunidades, artículos y datos que no alcanzo a detallar, pero fue gratificante y un gran proceso de liberación, transformación y sanación.

(Las fotos del atrapasueños y el altar son de mi autoría, las comparto por si alguien quiere hacer algo parecido).

5 comentarios:

Lorena Rosania dijo...

Wow, intenso mes.
Yo debo admitir que traté de hacer algo sin creer mucho en estas cosas... pero al final no me salió bien.
Pero estuve leyendo, averiguando, tratando de entender estos temas. Son interesantes.

Ilesin dijo...

Realmente ha sido un mes de muchas acciones que nos han alterado nuestros fueros internos pero que son necesarios para seguir avanzando en el camino.
Besos

BEATRIZ dijo...

Feliz aniversario de matrimonio. Es lindo tener con quien celebrar y compartir todos esos acontecimientos.
Me encantan los atrapa sueños.

Saludos.

BlueSilence dijo...

Me llama la atención que el segundo atrapa sueños haya quedado deforme por exceso de fuerza. Se que no tiene relación pero pensé que quizás en el proceso ese exceso de fuerza, a veces por tensión o stress (algo parecido al bruxismo) haya quedado atrapado también. Lo digo porque con todos estos procesos se te nota más... en sintonía y el ambiente en general está menos tenso.

Y no recuerdo nada de semillas de poder, yo quiero una. ¡Quiero más poder!

Septiembre siempre es intenso, estas prácticas (entre otros asuntos) ayudaron a aliviar dicha carga. Gracias.

Ángela dijo...

Kadanne me ha encantado leer el seguimiento que haces para llegar a esa transformación personal que compartes.
Y es curioso después de leerte y pensar, concluyo que, cuando la persona está receptiva y sabe lo que quiere, los caminos son múltiples para llegar a uno mismo.
Un mes de septiembre completo, y más aún cuando has tenido la suerte, la mejor de las suertes, de tener a tu lado con quien compartirlo.
Un abrazo.