lunes, 5 de diciembre de 2016

Decreto para iluminar tu árbol genealógico




Como hemos hablado en los artículos anteriores, existe un inconsciente familiar que nos hace repetir situaciones (como adicciones y enfermedades), si es que estos traumas no fueron sanados por nuestros predecesores. Estas memorias se repiten una y otra vez, como fidelidades, contratos y compromisos psicoemocionales hacia nuestra familia, de los que  muchas veces no somos conscientes; y si de alguna forma nos percatamos de ello, puede ser que no queramos asumirlo, responsabilizarnos ni enfrentarlo, principalmente por miedo al rechazo de nuestra propia familia. Seguramente nos preguntaremos “¿por qué debo reparar yo este problema?” o “¿tengo el derecho de liberarme de esto, pese a que mi antepasado no pudo?”, estas dos preguntas pueden generar rencores silenciosos en primera instancia, y desvalorización también. La importancia de esto radica en que todos somos merecedores de darnos la oportunidad para realizarnos y ser quienes somos en verdad. 
Si te toca reparar algo de la generación pasada es porque eres parte de un grupo, posees una conexión con una comunidad álmica con las que han pactado ayudarse y aprender juntos. Si tú mismo no asumes tus propios asuntos, tus descendientes se tendrán que hacer cargo, a esto se le llama "inconsciente familiar", por eso, hoy te traigo un decreto muy purificador para sanarte a ti y a todo tu árbol genealógico, que puedes recitar después o junto con la oración para sanar el karma familiar y la oración sistémica a los ancestros, si es que deseas hacer un trabajo fuerte y catártico. 
Cabe destacar que hay muchas otras formas de sanar y romper estos ciclos viciosos o inconclusos; la más importante es tomar consciencia de que existen y tratar de modificarlo dentro de ti. Este ejercicio que hoy te comparto, es una ayuda, ya sea para comenzar a profundizar en esto, trabajar sobre algo en particular de tu persona y familia, pero también siéntete libre de realizarlo por puro amor hacia ti mismo y seres queridos.

Decreto para iluminar nuestro árbol genealógico (Autor: Dídac Mercader Nirahbé)

(Imagina a todos tus Ancestros y Descendientes delante de ti. Repite el siguiente Decreto durante un periodo de 7, 14 o 21 días seguidos. (X3 significa repetir el párrafo 3 veces seguidas.)

"Desde mi amada y Divina presencia YO SOY, a todos mis guías y seres de luz que me acompañan y todos mis ancestros y descendientes:

Pido liberar del inconsciente familiar de mi árbol genealógico cualquier desequilibrio, conflicto, falta de armonía, deuda, lealtad o fidelidad limitante y todo ancestro que haya sufrido. (X3)

A partir de ahora pido purificar e iluminar todo mi árbol genealógico, tanto a los ancestros que son mis raíces como a los descendientes y yo mismo que somos sus frutos. (X3)

Que todo mi árbol genealógico sea llevado a la máxima perfección Divina y a su bien más elevado. (X3)

Qué así sea, así es. ¡Hecho está!" 


Fuente: Para una explicación más profunda visita el blog de Dídac Mercader Nirahbé

Nota: Al finalizar la actividad puedes sellarla visualizando un árbol frondoso, firme, sano y muy brillante, agradecido por esta sanación. Ese árbol contiene a tus antepasados, a las generaciones actuales y a las venideras.

También puedes llevarte esta imagen para que te sea de más fácil acceso este ejercicio. ¡Mucho éxito!


8 comentarios:

lunaroja dijo...

Muchas gracias! Recién hablaba con un amigo acerca de un taller de Bio constelaciones que hice, que fue muy interesante! A mi me sirvió mucho personalmente el trabajo que hice con mi árbol genealógico,y los duelos con mis ancestros!
Gracias!

Demian dijo...

Gracis por tu entrada yo lo hice hace unos años atras y me lleve una experiencia maravillosa. besito Kada

Taty Cascada dijo...

Gracias por acercarme a temas un tanto desconocidos, pero que son tan necesarios para curar y sanar heridas, que como bien dices, se reiteran porque están adheridos en el inconsciente familiar. Me ha ayudado leerte porque ha clarificado mi árbol genealógico. Usaré el decreto y esperaré su resultado.
Un gran abrazo y agradezco tu bello comentario en mi Blog.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Kadannek, te agradezco este decreto que nos dejas, ya lo he copiado,amiga...Siento decirte que, no he estado de viaje, sino tratando de curarme. En el anterior poema(A ras de tierra) lo he explicado en los comentarios. Nada es casualidad, la vida nos prueba y nos quiere fuertes, pacientes y dispuestos a dar lo mejor...Mi amiga argentina siempre decía: "Todo lo que damos vuelve" Y así es...Lo he comprobado estos meses que estuve en silencio. He tenido muchos mensajes de ánimo y cariño y ha sido muy gratificante volver y encontrarme con todos mis fieles seguidores.
Te dejo mi gratitud y mi abrazo Kadannek.
M.Jesús

Brisa dijo...

Voy aprendiendo lección a lección, paso a paso, me gusta lo que compartes y transmites, creo en la fuerza de la sanación a cualquier nivel. A veces siente que cada técnica es un paso más allá para limpiar todo lo que nos sobra igual que Miguel Ángel, hacía con los bloques de piedra, él siempre decía cuando le preguntaban por como podía esculpir tanta belleza a partir de un bloque de piedra "Yo solo saco lo que le sobra". Eso puede que estemos haciendo nosotros con nuestras vidas.

Gracias por tu compartir sabio y constante.

Un abrazo de corazón a corazón

**kadannek** dijo...

-Lunaroja: Ojalá pudieses alguna vez compartir/me esas experiencias y algunos ejercicios para realizar. Me alegra tu sanación y experiencia. Un abrazo.

-Demian: Estimado, me entusiasma saber que realizaste este tratamiento, me encantaría conocer tu experiencia. Yo recién lo estoy haciendo y estoy en pleno proceso, esperando, aún, los cambios, pero esperanzada. Un saludo.

-Taty Cascada: De corazón quisiera que pudieses usar el decreto, y si te es posible, compartirme tu experiencia y resultados. Como le comenté recién a Demian, yo estoy en pleno desarrollo de este ejercicio. Éxito.

-M. jesús Muñoz: Unas vacaciones curativas entonces. Espero que este decreto te ayude para seguir sanando y mejorando. Espero que te sientas mejor. Bendigo tu salud, para que ésta se potencie con fuerza. Un gran abrazo de rebienvenida y de apoyo.

-Brisa: Gracias a ti, estimada, por siempre compartir tus buenos deseos y honestos comentarios. Justamente esto se trata de lo que dices; limpiar lo que sobra, sacar lo que ya no es útil. A veces cargamos con elementos, situaciones, emociones, cadenas, patrones, personas, que ya no sirven, toca hacerlo consciente.
Un abrazo.

Maite S.R dijo...

Precioso y realmente sanador...
Este tema me da mucho que pensar. Desde que lo descubrí hace no mucho tiempo por Enric Corbera, se me abren muchas dudas; sobre todo porque no es fácil asumir que los hijos sean castigados por los "pecados" de sus padres, frase que ya se cita en la religión. Pero el hecho de que menciones que hay lazos comunes entre esas almas (¿grupo álmico?) y que se ayudan mutuamente en las encarnaciones me abre nuevas perspectivas, me da luz.

Como siempre, super interesante, y además, sanador y de gran valor. Gracias.

**kadannek** dijo...

-Maite: Estimada mía. Qué gusto tenerte por aquí. No diría que se trata específicamente de "pecados", me parece un poco duro verlo así, más bien, he entendido que se trata de una "oportunidad" que se le otorga a tu sistema familiar, para sanar. Le llamo "grupo álmico" a una comunidad o cierta cantidad de almas las cuales son muy afín entre sí y que han firmado contratos antes de encarnar. Realmente me alegro que esto te de una nueva visión, pues a mí me la dio. Aunque yo no descubrí el tema hace poco, recién es que lo estoy tratando. Un abrazo amoroso!