viernes, 13 de enero de 2017

La abuelita Bertha


Analy y su abuelita Bertha (en vestidos perfectamente combinados)

¿Alguno de ustedes ha experimentado las bondades de conocer una “abuelita de cuento”? ¿Esas abuelitas que parecen poseer las respuestas a las interrogantes más enigmáticas de la vida?, ¿esas que son mágicas en su mirada, dulces en sus sonrisas, sabias en sus palabras, eternas en sus abrazos? Analy tiene el privilegio de llevar en su interior la sangre de Bertha, su abuela paterna y su amiga. Bertha siempre estuvo al pendiente de su cumpleaños, de darle muñecas durante todas las Navidades de su niñez y perfumes especiales cuando comenzó su juventud. El de la Navidad pasada es hermoso, se llama “Villa Navideña” y tiene forma de casita, de esas casitas de pradera, blanca con techo triangular, con su puerta principal acompañada por ventanitas iluminadas. Me imagino a la abuelita Bertha escogiendo con especial dedicación este perfume para su nieta, y otro con mucho cariño para su novio, “el nuevo nieto” que tan contenta la puso.

Analy me cuenta que su abuelita siempre tenía algo para dar; dinero, dulces y muchos abrazos. Le contaba historias con lujo de detalles, ¡pues tenía una memoria de elefante admirable! Me la imagino conversando con ademanes y risas, enfatizando los momentos claves y más únicos de sus relatos, y a una Analy con brillantes ojos intrigados, haciendo algunas preguntas para profundizar en la historia de tanto en tanto, casi que con elevada prudencia, para no interrumpir las narraciones de las aventuras de Bertha. ¡Qué regalo más grande!, ¡qué privilegio!

Hoy supe que en su juventud tenía el paso ligero y le encantaba bailar. Pienso que habría sido una gran partner de mi abuela materna, quien ama estar en la pista de baile y sobre escenarios. Seguro habrían creado coreografías que las llenarían de aplausos.

Hace dos Navidades hablé por primera vez con la abuelita Bertha, recuerdo ese momento con emoción, pues me llegó su tierno saludo de forma inesperada. Me encontré con una voz pausada, levemente rasposa y profunda, un poco nerviosa y alegre al mismo tiempo, que me brindó sus bendiciones repletas de buenos deseos. Tragué en seco, pues una persona importante para “mi hermana” en México, me estaba considerando. Me hizo sentir cerca de la familia y logró conmoverme, aunque lo disimulé bien. Con algo de torpeza y timidez correspondí a sus saludos, comentándole, de paso, lo mucho que quiero a su nieta. Agradezco mucho a mi amiga Analy, por permitirme ser parte de su familia, por darme el honor de poder haber interactuado con su amada abuela. 

Hoy ha sido una mañana triste y extraña. Te oí llorar amargamente por la querida abuelita Bertha, quien ha ido hacia otro plano y no sabemos con certeza si volverá. Y en ese llanto había tanto dolor como amor ahogado. No puedo impedir que sufras, pero aquí estoy, en un intento -quizás vano- de acompañarte y aligerar el peso. 

Agradezco a Bertha, porque ella te ayudó a ser la maravillosa persona que eres hoy. La mujer fuerte y sensible, hermosa y sincera, la gran madre y amiga que eres. 

Te quiero mucho, Analy.


22 comentarios:

tanci dijo...

Maravilloso y muy enternecedor este relato- recuerdo de la abuela Bertha.Yo también hice de una abuela muy parecida a la que tan bien describes.Se le queda a uno todo ese recuerdo metido dentro de uno por siempre.La abuela Bertha estará junto a todas esas abuelas que nos han hecho la vida más feliz, más agradable y nos han llenado con sus experiencias.Gracias por ese recuerdo tan entrañable y ese cariño especial que dejas ver.Un abrazo.

Milena dijo...

Qué precioso y tierno homenaje a la abuela Bertha, y a todas las abuelas que transmiten tanto amor a sus nietos... También mi abuela materna entra en esa categoría, seguirá en mi corazón por siempre... Gracias, un abrazo

Lorena Rosania dijo...

Un hermoso, sentido y conmovedor homenaje. No tuve la suerte o dicha de crecer con mis abuelos, cosa que me hace lamentar aún más la pérdida de la abuela Bertha. Estoy segura que ahora estará repartiendo su cariño a más almas.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Gracias por esta bella historia que nos cuentas, Kadannek...Mi abuela materna no la conocí y la paterna murió cuando yo era pequeña, pero he tenido la suerte de conocer a tías de mi madre, que me han hecho muy feliz en mi adolescencia. Ellas han sido mis abuelas y no las olvido...
Mi abrazo y mi cariño.

Demian dijo...

Sabes kada te leia y pensaba en mi abuelita. Creo que en esta histora esta de la todas esas mujeres que nos dieron tanto amor. Esas, que les sobrara el tiempo y la pasiencia. Un abrazo enorme por la perdida pero con la esperanza que siempre estan en el alma de cada uno. hemrosa entrada

Maite S.R dijo...

Me has conmovido. Es de esas historias de la vida que marcan, que jamás se olvidan, que ponen luz en el camino.
Bendiciones a tu amiga, a su abuela y a ti, maravilloso circulo que brilla ahora en nosotros.

Ilesin dijo...

Una bella història que habla de esa complicidad que existe entre algunas personas que hacen que crezcamos y nos sintamos parte de un mundo bello y grande. Que su viaje este lleno de luz y paz.
Besos

AMALIA dijo...

Un precioso y conmovedor homenaje.
Yo no conocí a mis abuelos. Mi abuela materna murió poco antes de nacer yo.
Sí conocí a mi bisabuela y guardo un maravilloso recuerdo de ella.

Un placer leerte. Muchas gracias.

Un abrazo grande.

Beauséant dijo...

El tiempo, a veces, es cruel y se nos lleva a las personas queridas, no físicamente, pero sí borrando su personalidad, nublando su mente...
Me alegra que no te haya pasado, que lo hayas podido vivir y, más aún que lo pongas por escrito, que no lo dejes como algo dentro. Este tipo de cosas deben ser compartidas...

**kadannek** dijo...

-Tanci: Muchas gracias por tu empatía con esta situación. La abuelita Bertha es una gran persona y sé que ha hecho a muchos felices. Ha sido un aporte inmenso para su familia y seres queridos. Un abrazo.

-Milena: De alguna forma a Bertha la vemos como un ícono que representa todo lo más noble que significa una abuelita. Todos sus nietos la aman tan inmensamente que conmueve. Bendiciones para tu abuela esté donde esté. Un abrazo.

-Lorena Rosania: En la actualidad sólo gozo de la presencia de mi abuela materna, y con el resto no tuve mucho tiempo de interactuar y a uno no lo conocí, así que te entiendo. De momento no sabemos si vivirá Bertha, pero de cualquier modo seguirá brindando cariño, como dices.

-M. Jesús Muñoz: Sé de casos como el tuyo, en el que otras personas suplen los papeles de otras de una manera formidable como tus tías. Me alegra que hayas podido contar con ella. Gracias por compartir tu historia.

-Demian: Sobre todo paciencia, diría yo jajaja. Bertha tiene varios hijos y nietos, y sé que a todos los ha amado y ayudado. Agradezco la forma en que la ves, como una representación de lo femenino y maternal. Bendiciones también para tu abuelita.

-Maite S. R: Muchas gracias por siempre inundar este lugar con tu luz y buenos deseos. Sé que mi amiga lee sus comentarios, así que te agradezco en su nombre.

-IIesin: Estoy segura que es como dices, hay personas tan grandes en la vida que son capaces de unir, educar, guiar y amar a todos incondicionalmente. También pido que su proceso sea de luz y paz.

-Beauséant: Este caso es muy complicado. Aún no sabemos qué resultado tendrá. Le tenemos y no le tenemos al mismo tiempo. Mi amiga me pidió publicar esto y cumplí sus deseos. Le presto mi voz en estos momentos de adversidad.

------------------------------


Muchas gracias a todos los visitantes por sus palabras de aliento y buenos deseos. Se los haré llegar a Analy.

Kasioles dijo...

Hoy me ha emocionado tu relato.
Sólo he conocido a mi abuela materna, pero puedo decirte que era el amor personificado, su partida, siendo yo muy pequeña, se quedó grabada en mi alma dejando una profunda huella de cariño y mimos.
Puedes decirle a Analy, que las abuelas nunca se van, de una forma u otra, siempre se quedan entre nosotras y que entiendo perfectamente por lo que está pasando.
Para las dos, os dejo cariños y los mejores deseos para que Analy afronte su pérdida y encuentre pronto la paz interior.
Abrazos.
kasioles

Beauséant dijo...

Se notaba en las letras que era, como dices, algo complicado... No hay forma de prepararse para estas cosas, simplemente controlar los daños, saber que dolerá e intentar estar preparado para ello... Es bonito que dejes tu casa abierta para los buenos amigos ;)

Don Vito Andolina. dijo...

Hola caminando llego hasta aquí y recuerdo las palabras de saramago, " el hombre más inteligente que conocí fue mi abuelo, y no sabía ni leer, ni escribir.."
Todo un lujo estar aquí, pasa buen día, besos rotundos..

Hada Saltarina dijo...

Resulta demoledor afrontar la ausencia de un ser tan querido; y tu amiga tiene que sentirse muy triste, pero el legado de su abuela queda ya en ella, aportando el amor que ésta le supo transmitir. Además, creo y quiero creer que la vida sigue aunque sea de otra manera, y los que ya se fueron nos siguen contemplando con inmeso amor, por eso no podemos fallarles.

Un gesto muy hermoso el tuyo al dedicarles este post.

Besos

Mª Jesús Muñoz dijo...

Kadannek, gracias por tu hermoso comentario, que me habla de tu equilibrio emocional y tu belleza humana y espiritual, amiga.
Mi abrazo y mi cariño.
M.Jesús

maría del rosario Alessandrini dijo...

La abuela Bertha seguro, está paseando con amigas especiales de sus danzas, de esos pasos ligeros que en las pistas dejaban su impronta. Mi abuela Inés, anda de ronda por esos amaneceres en la nueva tierra, donde todo lo más bello fluye sin tiempo, ni dolores, muy bello tu relato, me gusto tu blog.
Abrazo

Don Vito Andolina. dijo...

Hola Kadennek, encontré el camino de vuelta y aquí me quedo..
Gracias, buena tarde, besos oriundos..

Umma1 dijo...

Tu amiga ha tenido la suerte de contar con un amor semejante, que la acompañó gran parte de su vida y que jamás la va a abandonar. La tristeza que sienta en un primer momento, por la pérdida, se irá pronto, porque cuando los amores son tan profundos, dejan paz y alegría.

Ángela dijo...

Kadannet profunda vivencia que plasmas maravillosamente.
Un regalo vivir y ser acompañado en esta tierra por un amor así.
Un fuerte abrazo.

BEATRIZ dijo...

Me uno en ese intento de presencia para aligerar la carga de alguien que sufre. Me ha encantado la memoria que cuentas de la Abuela Bertha, nos hace pensar en nuestras propias abuelas, parte vital en las familias.

Un abrazo.

**kadannek** dijo...

-Kasioles: Agradezco muchísimo tus tan sinceros sentimientos. Se los haré llegar a Analy y de antemano sé que se sentirá conmovida y agradecida por tus palabras. Gracias por recordar a tu abuelita aquí, con nosotros, ya que Bertha es, para mí, como la representación y la síntesis de todas las abuelitas. Un abrazo grande!

-Beauséant: Mi casa siempre está y estará abierta para los buenos amigos, gracias por venir. Y sigue siendo difícil, pero Analy mantiene la llama de la esperanza vida. Como dices, tocará afrontar los resultados con amor y temple. Cariños!

-Don Vito Andolina: ¡Bienvenido! Gracias por darse el tiempo de leer y compartir la tan honesta frase de Saramago. He tenido la fortuna de conocer, como él, personas que no leen ni escriben o que no se entregan a ningún arte "intelectual", y resultan ser las personas más cultas, inteligentes e interesantes que he visto. Saludos!

-Hada Saltarina: Gracias por tus palabras de ánimos. Es un momento difícil, pues no sabemos si Bertha despertará. De alguna forma oye y tiene algunas reacciones menores, pero significativas. Como ves, se trata de una decisión sumamente intensa para la familia. Dedicar este post es lo menos que pude hacer, y aún así, no resuelve algo, sólo acompaña. Muchas gracias por tu apreciación, estimada mía. Analy sabe que su abue vive en ella.

-M. Jesús Muñoz: Gracias a ti por apreciar mis palabras y cariño. Un abrazo lleno de luz!

-María del Rosario Alessandrini: Seguro que Berthita llenará cualquier lugar con su danza, con su sonrisa, con sus relatos y con su amor. Bendiciones para tu Abuela Inés, de quien seguro sacaste esa alegría y delicadeza para expresarte. Un abrazo.

-Don Vito Andolina: Puede volver cuando quiera. Saludos!

-Umma: Analy ha sido muy amada por Bertha y Bertha a su vez por Analy. Ambas comparten un corazón amoroso y entregado. Siempre estarán juntas de una u otra forma. Gracias por venir.

-Ángela: Ciertamente es un privilegio contar con un amor tan inmenso e incondicional. Gracias por tus apreciaciones, estimada. Un abrazo para ti.

**kadannek** dijo...

-Amalia: Lamento oír eso. Yo tampoco conocí a uno de mis abuelos y con una compartí muy poco. De todas formas podemos conocerles por medio de las historias que cuentan de ellos. Disculpa la tardanza en responder. He estado algo ausente y me confundí entre tantos comentarios pendientes. Gracias por estar. Saludos.