sábado, 26 de febrero de 2011

Niños


Amanda y Lu, cachorro rescatado. 2009 foto de mi autoría.

Me doy cuenta que los niños son los únicos que viven en el presente; Se desviven jugando, se les va el alma en la risa, su mundo se derrumba cuando se comete un atentado contra la diversión, y son los reyes del mismo cuando, como elegidos por la luz, satisfechos celebran la victoria de sus travesías infantiles, pero tan grandes y llenas de verdad… Todo lo sienten en su máximo esplendor, todo es grave, todo es de suma relevancia; Una gran mayoría es extremista y la pasión se les desborda por los ojos, por el llanto, por sus gritos de protesta alegre, por la piel, por la seriedad en sus planes y estrategias traviesas, tan contraria a nuestra seriedad fatídica, melodramática, a veces tan exagerada.

…Pero es tan desgarrador ver a un niño con la expresión fúnebre de la infancia perdida, es tan desalentador saber que tarde o temprano la inocencia y la pureza que guardan sus mentes, cuerpecitos y esencias se irán algún día casi por completo al entrar al insípido mundo de los adultos…


12 comentarios:

BlueSilence dijo...

"Se desviven jugando, se les va el alma en la risa, su mundo se derrumba cuando se comete un atentado contra la diversión, y son los reyes del mismo cuando, como elegidos por la luz, satisfechos celebran la victoria de sus travesías infantiles, pero tan grandes y llenas de verdad…"

Así me siento yo y por eso me pongo enojón cuando no me dejan jugar uú.

Y sí, ser un adulto es una mamera pero al menos intentemos hacer algo para que los niños de ahora puedan ser niños.

Momento... Eso no suena típico de mi ¬¬

Menta dijo...

Ser niño es vivir la parte magica e inocente de la vida,no hay espacio para un sentir confuso (como los adultos) lo cierto es que todos siempre tenemos al niño dentro,lo raro es que solemos dormirlo y negarle los juegos.
yo me acuerdo a veces de mi niña y la dejo que salga..se pasee con su luz y su sonrisa aunque luego quira jugar a la escondida.

Un abrazo

Menta

Mar dijo...

Poco hay más terrible que la infancia perdida/arrebatada de un niño.

Te quedó muy bien la foto, Me gusta mucho la fotografía en blanco y negro.

Bss.

Conciencia Personal dijo...

Hermosos angelitos , llenos de hoy y hoy. Al crecer, siempre guardamos algo de ese infante. La foto ilustra la ternura más pura.

Te imagino de niña muy inteligente...

besos, Monique.

Esther dijo...

Me recuerdo de niña, en un instante tonto, pensando en ser adulta, en cómo sería... pero, es un asco. Con lo bien que estaba yo siendo niña, ése sí que es un mundo maravilloso: cada día descubriendo una cosa nueva... Donde la pureza del alma aún baila en nuestros corazones... pero, luego llega el mundo adulto, tan oscuro, duro, vacío... Hace mucho frío y capaz que en varios instantes, ni te reconoces pero, luego te miras en tu espejo y piensas: - Sí, éste/a soy yo.

De verdad, nunca me lo había imaginado así. Ojalá se pudiera volver atrás en el tiempo y nunca más crecer... Por qué tenía que pasar esto. Como la infancia, ninguna otra cosa.

Saluditos.

Яakro dijo...

"Los niños son los únicos que viven en el presente". Me quedo con esa frase, porque me parece que resume el encanto de los infantes.

Pero también me quedo pensando; ¿qué nos lleva a esa transformación tan radical entre la etapa de niño y la de adulto?, ¿es inevitable?, ¿es necesaria?... Dejando de lado que hay personas con un niño interno bien despierto, nadie se queda con la inocencia de los primeros años. Me gustaría saber qué piensas al respecto...

¡Abrazos!

**kadannek** dijo...

Gracias por todas las opiniones, y creo que es menester hacer algunos comentarios sobre las mismas ya que abarcan algunos otros puntos.

**BlueSilence:

En estos últimos tiempos hemos tratado la importancia de no dejar de jugar; Por un lado nos mantiene "despiertos" mentalmente, por otro nos ayuda con el ánimo de forma positiva, sin dejar de mencionar que es una actividad agradable para compartir en el caso de hacerlo en compañía.

Sé que para ti en especial es un asunto relevante, ya que te permite desarrollar tus propias capacidades intelectuales por el nivel de dificultad estratégico en que suelen girar las elecciones de tus juegos. Es un detalle que también me agrada porque es bueno ponerse retos y superarse a sí mismo.

Otro punto importante que tocas es el "que los niños de ahora sigan siendo niños", pero cómo? vivimos en una cultura flash, en que todo pasa rápido, debes aprender cosas rápidamente, debes crecer rápidamente, debes hacer todas las actividades rápidamente. Una pena que cada quien, socialmente y en términos generales no pueda ir a su propio ritmo, teniendo en cuenta que todos somos distintos en cuanto a necesidades específicas y personales.
Con tanto adelanto, con la falta de paciencia, con la poca capacidad auditiva de hoy en día (sobre todo por "los mayores"), va dificultando "la tarea de ser niño", desenfocándose de esa simpleza y estructura básica de los niños. Ahora las niñitas de visten como grandes y las grandes como niñitas, por nombrar un ejemplo muy común y vago.

**Menta:

Generalmente se estima que cuando uno es pequeño los problemas son pequeños y cuando se es grande los problemas son grandes. Una lástima que nos enrredemos nosotros mismos, pero tal vez la técnica está, de pronto, de ser posible, ver algunas situaciones desde una perspectiva más simple, así como lo vería un niño; Quizás hasta logremos una solución simple.

¿Por qué ocultamos ese niño interno del que habla? Supongo que hay una confusión o equivocación al relacionar todo lo que se conecte de alguna forma con la niñez con la inmadurez.

**Mar:

Gracias por su apreciación artística. Concuerdo que la infancia perdida es terrible, pero al parecer tarde o temprano todos pasamos por ella...

**Conciencia Personal:

Cuando leo su respuesta me hace reafirmar lo que le digo a Menta: No quisiera que guardar algo de ese infante tenga estricta relación con los caprichos y berrinches -risas-, sino con el estado más puro y sensible que provee la niñez.

"Llenos de hoy y hoy", eso me llega, es la esencia de esta entrada. Vivir como niño debería ser vivir en el ahora.

Agradezco su visión sobre mí, sea cierto o no en mi caso, pienso que en el suyo es mucho más probable.

Muchos abrazo.

**kadannek** dijo...

**Esther:

Es probable que la mayoría de nosotros hayamos pensado, de niños, en ser adultos, pues para muchos es un misterio: ¿por qué se hablan así? ¿por qué ven esas cosas tan aburridas? ¿por qué se preocupan de asuntos tan mínimos? ¿por qué no me dejan hacer esto? etc. Puede ser que poco se comprenda del mundo adulto (aunque eso no significa que los niños no entiendan todo lo que pasa cuando son situaciones relevantes en verdad), pero sabes qué es más curioso aún? que luego, de grandes, el mundo infantil se vea, a veces, tan lejano y pase a ser algo totalmente desconocido en algún punto.
Pienso como tú con respecto a una cosa: El descubrimiento. De niño uno se maravilla con el mundo, con la vida, con las cosas todas, pero llega un instante en que perdemos la capacidad de asombro y es allí cuando se abalanza sobre nosotros la adultez.

Hablas de reconocernos: No es irónico que de "grandes" sea más difícil identificarnos, reconocernos y conocernos, aún teniendo mucha más experiencia, por tanto, más herramientas para esa misma labor? Será totalmente obvio que sólo de grandes tomamos conciencia de nuestra persona o por el contrario, la perdemos en algún aspecto? Quizás de niño uno está en mayor comunión con el mundo, se deja llevar en perfecta armonía con lo natural, es conciente de forma profunda, quizás con otra perspectiva, de sí mismo como parte del entorno?

Y por más bella que pueda ser la infancia, al contrario de ti, io no retrocedería el tiempo para estancarme en ella, cada etapa cumple un rol y nos entrega algo que necesitamos.

**Rakro: Estimado amigo, no puedo hablar con total certeza, pero supongo que ese cambio radical que se da entre etapas es simple (o profundamente) parte del desarrollo humano, es parte de la misma "transformación" o mejor dicho -aunque repitiendo- "desarrollo" lo que significa crecimiento y enriquecimiento. ¿Inevitable? Lo dudo mucho, podemos conservar ciertas cualidades o virtudes que se relacionen con el infante, pero la esencia mismita de los niños, creo que sólo se tienen de niño; No sé si se extingue o si se produce alguna especie de transmutación en ella, dentro de nosotros o en otro plano.
Pienso que es necesaria, es parte del cambio, es parte del ciclo, es parte de la vida, de ser humano, del menester, la obligación/deber y el derecho que tenemos como seres para ser alguien íntegro, dentro de la especie y como individuo. La niñez es hermosa, pero es el inicio del camino.
Lo que me duele es la carencia de los elementos nobles que se tienen o se enfatizan o se ven a grandes rasgos durante la infancia: La nobleza de sentimientos, la honestidad, la simpleza, la capacidad de asombro, la motivación inherente, innata, pura (o como guste llamársele) para con la vida, el amor incondicional hacia los padres y el mundo, esos detalles "pequeños pero grandes". Veo el sumo apasionamiento más en los niños que en los adultos. ¿Qué está pasando?

Patricia dijo...

Gracias por invitarme a ver tu foto!! Esta linda de veras, tierna y con un mensaje tan profundo que complementa de manera acertada a todo cuanto escribes.
Debemos aprender a vivir algo de esa infancia, vivir mas el presente y en paz, sin muchas "ilusiones" que nos pone la mente creando ansiedad y depresion.
Lindo post!
besos,

**kadannek** dijo...

Gracias querida Paty por aceptar esta invitación y pasarte por esta entrada algo viejita, pero con contenido tan vigente.
Agradezco tu apreciación sobre la foto, me tocaron modelos guapos ajjaja.

Guiss dijo...

Que bello lo que expresas, los niños son el reflejo de Dios.

Esther R dijo...

Rememoro esas preciosas palabras... Y ME ENCANTA, ME ENCANTA LA FOTO.

Difúndela por donde puedas, ¡por favor! Me encanta. Es preciosa :)

Bona nit :)