jueves, 24 de marzo de 2016

La importancia del límite.


Con anterioridad expresé mi postura de "no súplica", la cual dicta que "daré en medida de lo que me sea entregado", junto con esa idea agrego la premisa del "No pisoteo", en la cual pretendo respetar mi propio tiempo, intereses, necesidades y límites, y dejárselos muy claro a los demás. 

Muchos de ustedes ya conocen la importancia que le doy a una relación recíproca, en que la escala de interés por el otro sea equilibrada, eso incluye tolerancia y paciencia en cuanto a las reacciones emocionales de cada parte con respecto a sus crisis personales. Pero dentro de esos procesos individuales, veo como menester urgente el no ofender, insultar o desquitarse con el otro si tienes un problema externo, el cual no se relaciona directamente con ese otro, pues de lo contrario se incurre a un acto injusto. insensato e inmaduro, lo que terminará desgastando cualquier relación.

Si te has sentido pasado a llevar, ya se trate de una situación puntual o en muchas ocasiones, analiza desde "afuera" el contexto de esas instancias: "¿Qué hiciste, cómo reaccionaste, qué dijiste?" y todavía más importante: "¿Qué cosas pudiste hacer para evitar el problema, pero por miedo, diplomacia, costumbre a callar o por no querer agrandar la situación dejaste de hacer?, ¿qué omitiste?" Estos cuestionamientos son cruciales, ya que estoy segura que muchos se darán cuenta que la sensación de "sentirse menos" o "sentirse pisoteado", "no escuchado", "excluido" y demases, se relaciona con el "no actuar", con el "permitir" a los otros, con el miedo y sobre todo, con la complacencia. El ser complaciente no educa, no libera, sólo restringe, oprime y reprime. Hay ocasiones en que se debe expresar, más allá de las consecuencias, para acabar de raíz con episodios injustos. Muchas veces callas cuando debiste detener a alguien, y esa poca valentía de tu parte, no sólo te dañó a ti y a esa persona que no detuviste, de paso dañó a todos los que estuvieron involucrados, e incluso, en un futuro, dañará a otras personas, ya que al no actuar, no se produjo el cambio. No se instaló el "switch" que demarcará un tope, cual alarma, para que en una próxima ocasión, el problema no se agrave al mismo nivel ni a uno peor. ¿Se dan cuenta cómo todos somos responsables de las reacciones en cadena?

Marcar pautas, puntos, reglas, límites, restricciones o como quieras llamarles, no es negativo, no es de una persona cerrada, sino de una respetable e íntegra. Visto desde la cara amable, te ayudará a sentirte respetado y valorado. Entenderán el mensaje de que existen cosas que no son aceptables ni sanas para ti. Aprende a escucharte, aprende a decir "No", a decir "Basta" y a decir "Hasta aquí". Muchos de los dolores que te provoca el resto es porque tú los dejas llegar hasta ese punto. Si algo te cansa, te aburre, te molesta o te agobia, tienes todo el derecho, y es más, el deber de modificarlo. Como se suele decir "el poder está en nuestras manos", nosotros tenemos las herramientas, hay que saber usarlas, armar un plan de acción y luego ejecutar de la forma más armoniosa posible, aunque signifique romper lazos... 

Priorizar el balance interno y la salud psico-emocional y física, es un paso que se conoce como "crecer". Es parte de aceptarse a uno mismo y quererse, pues a la primera persona que debes escuchar, satisfacer, ayudar y aprender a educar cuando se equivoca, es a ti.


18 comentarios:

Demian dijo...

Excelente tu escrito. Creo en definitova todo comienza con el respeto hacia uno mismo y madurar. Que las experiencias que hemos tenido sean eso, experiencias para seguir adelante con la vida. Gracias por compartirlo. Un abrazo

Ilesin dijo...

Estoy de acuerdo contigo en que hay que valorarse mas y sin ofender a nadie poner un limite que te permita ser uno mismo, que si algo no duele poder expresarlo sin miedo a nada, El dialogo , la comprensión y la esquitad es la clave para obtener un equilibrio en la vida y en nuestro fuero interno.
Besos

Mª Jesús Muñoz dijo...

Kadannek, inteligente, claro y rotundo tu escrito...Valorarse uno mismo y poner límites, no dejar que los demás nos falten el respeto o nos utilicen...Todo esto lo vamos aprendiendo con los años y es necesario ser claro con uno mismo y no forzar relaciones o circunstancias que nos anulen o nos aburran...Siempre tuve un lema: "La vida empieza cada día".Ello me ha permitido no ser rencorosa y conquistar mi paz interior...Pero, a veces también es necesario renovar sentimientos y hacer limpieza interior..."Renovarse o morir". Estamos en ello, amiga.
Tu escrito me ha venido muy bien para reafirmar mis derechos, mi fuerza interior, mis ideas y sentimientos.
Te dejo mi gratitud y mi abrazo por tus buenos posts y tu entrañable cercanía, Kadannek.
M.Jesús

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Sí, resulta básico ocuparse en primer lugar de uno mismo, si no, acabamos perdiéndonos por la vida a merced de los demás

Paso a leerte y disfrutar de tu blog. Espero que estés pasando unos días libres de Semana Santa y que los estés disfrutando

AtHeNeA dijo...

Hay preceptos tan básico que deberían emanar de cada relación con gota de lluvia en un Abril al uso.
Pero en cambio se han perdido y viajan a la deriva como nube que sortea obstáculos en nuestros días.

Mi abrazo ✴

Juan Ignacio dijo...

Estoy de acuerdo contigo, hay veces en que es necesario dar un puñetazo en la mesa.

Un abrazo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Marcar pautas en forma razonable, defender el punto de vista sin insultar.
Implica un equilibrio. Y es necesario.
Bien planteado.

Algo extra del blog de Veintiva es haber descubierto el tuyo.
Un abrazo

Maite S.R dijo...

Creo que se ha perdido mi comentario.

Empezaba aplaudiéndote. Literalmente. Suscribo cada una de tus frases. Es tremendamente bueno, claro, y sabio todo lo que dices. Serías muy buena escribiendo un libro sobre todos estos temas, porque de verdad, tus palabras aclaran mucho y enseñan. Seguro que muchos encuentran la fuerza que necesitan para dar el paso que necesitan dar, o aprender a conocerse a sí mismos.

Yo misma me siento agradecida porque es como si leyera en mi propia mente las palabras que necesitaba.

No puedo añadir nada más, salvo si acaso, un ejemplo extremo de lo que supone no poner límites en la vida.

Ayer, justamente, escuché una conferencia de Enric Corbera. Mencionaba un caso conocido de una mujer que ha asesinado a su marido tras 40 años de maltratos
y violaciones. Y él se preguntaba (y todos): : ¿por qué no se separó al principio? Puede que por pena, por dependencencia, por debilidad, por dejadez o miedo, quién sabe por qué. Pero si hubiera roto con él al principio hubiera evitado sus maltratos, sus violaciones, las violaciones a sus propias hijas, y hasta el suicidio de uno de sus hijos. Es un caso en que la permisividad es copartícipe de la situación vivida. Nunca tenemos que exculparnos de la consecuencia de nuestros actos. El "no actuar", la pasividad, etc, provocan que situaciones tan terribles se mantengan incluso hasta ¡40 años!

Opino igual que tú: En todas las situaciones de la vida tenemos que poner límites, aplicar la firmeza, la valentía y la justicia. Porque sólo una actitud firme y justa provoca el bien. No importa cuantos lazos se rompan; lo único importante es encontrar la rectitud en la acción y el respeto por uno mismo y por los demás. Cuando toleras a una persona injusta o "abusadora" del tipo que sea, en el fondo no la respetas, sólo la desprecias y "soportas" en silencio, acumulando más y más rencor. Tampoco te respetas a ti. Pero cuando te opones frontalmente a su abuso, entonces la respetas como ser humano y le das la oportunidad de cambiar, y para colmo de bendiciones... tú te liberas.

Ya ves, tu inspiración como es capaz de remover esta hermoso mar de pensamientos.
Enhorabuena.

Un abrazo grande :)

Hada Saltarina dijo...

Creo que tienes mucha razón, Kadannek. Me parece que ya Jesús lo dejó claro cuando dijo que amáramos a los demás como nos amamos a nosotros mismos. Desgraciadamente, muchas veces hemos tergiversado estas palabras y amamos a los otros "a pesar de nosotros mismos". Como tú bien dices, en el equilibrio está la sabiduría.

Un fuerte abrazo

Beauséant dijo...

me ha llevada tiempo hacer una parte de lo que has escrito, aún no he logrado hacerlo todo y, la verdad, creo que es la mejor decisión que puede tomarse. Me quedo con la última parte, el balance interno, el aceptarse con sus cosas buenas y malas.

Loren dijo...

No sabes lo que me viene de bien esta entrada. Debo aprender a aplicar lo que ahí bien dices para mejorar como persona en todos los sentidos. Empezar a valorarme un poquito sería bueno.

Abrazos!

Loren dijo...

No sabes lo que me viene de bien esta entrada. Debo aprender a aplicar lo que ahí bien dices para mejorar como persona en todos los sentidos. Empezar a valorarme un poquito sería bueno.

Abrazos!

**kadannek** dijo...

-Demian: Gracias por tus palabras. Concuerdo en que parte de la madurez se demuestra con el respeto a uno mismo; eso es parte de un correcto crecimiento. La experiencia es una herramienta fundamental para avanzar y aprender. Saludos!

-Ilesin: Concuerdo también contigo. Estamos en una sociedad que te invita a la invasión del individuo, creen que para poder entablar cualquier tipo de relación no deben existir límites, pero a la hora de la verdad, son esenciales para la salud de cada persona.
Saludos!

-Mª Jesús Muñoz: Muchas gracias por tu apreción sobre mi escrito, se hace con cariño y dedicación. Parece que hasta ahora todos estamos de acuerdo en que parte del respeto significa poner límites justos. Lo estamos relacionando con el valor que tiene la integridad de cada persona, con su espacio y su tiempo definido.
Me gusta tu lema, lo adoptaré también. Cada día es una nueva oportunidad.
Gracias a ti por venir, leer y comentar. Gracias por acompañarme en estas reflexiones.

- Mª Jesús Verdú Sacases: Ha dado en el blanco, estimada mía! He ahí el punto crucial en todo esto: No anularse a merced de los demás, no olvidarnos ni ponernos en segundo plano por los demás. Repito: A la primera persona que debemos complacer es a uno mismo.
Cariños!

-AtHeNeA: Hace muchísimo que no te veía por aquí, qué gusto que estés de regreso! Estoy de acuerdo con lo que dices, hay detalles o reglas tan básicas para una convivencia saludable y estable, pero se olvidan a veces. Mi intención es traerlas de vuelta.
Cariños!

-Juan Ignacio: Sí, pienso como tú. Un puñetazo figurado e incluso literal. Un "Basta!" bien firme y claro. Saludos!

-El Demiurgo de Hurlingham: Exacto. Los insultos están de sobra, y aunque nuestras pautas las personas puedan tomárselas personal, deberán entenderlas tarde o temprano.
Muchas gracias por tus palabras. Me alegra que podamos estar en contacto =)

-Maite S.R: Si te soy sincera, tu comentario me alegra y me pone nerviosa al mismo tiempo. Gracias por tu gran apreciación. No sé si merezco ese voto de fe, pero sienta bien el apoyo moral que me brindas. Tampoco sé si doy como para un libro convencional, pero digamos que mi blog será una especie de libro para comunicar y ayudar dentro de mis posibilidades. Se hace lo que se puede con mucho cariño y dedicación. Me alegra llegar a personas como tú y me alegra todavía más que te hayas sentido ayudada con esta reflexión, porque aunque es parte de mi propósito, muchas veces creo que no lo logro. Así que agradezco tu sinceridad.

El ejemplo que das es potente y se ajusta perfecto a esta idea. No tolerar abusos es parte del respeto por uno mismo y por todos los afectados que estén implicados. Hay que poner un "alto" a las situaciones injustas, sólo nosotros podemos hacerlo.
Un abrazo entrañable!

-Hada Saltarina: En el equilibrio está lo esencial, exacto. Amar al prójimo como a uno mismo y no a pesar de nosotros mismos. Qué forma tan bella y puntual de explicar todo esto. Gracias.

- Beauséant: A mí también me ha costado, estimado, pero estamos trabajando y practicando para mejorar. La aceptación total es maravillosa, pero a veces requiere de mucha dedicación. Éxito!

-Loren: Exacto, Lore. Valorarse, respetarse, poner límites para salvaguardar nuestra dignidad, nuestra quietud, nuestra sanidad y nuestra vida en general. Sé que podrás.

Patricia dijo...

El equilibrio, el balance es la clave de todo acto, sobre todo si uno desea vivir en armonia. Me gusta que digas que es necesario marcar pautas, puntos, reglas, restricciones para mantenerte respetable e integra...lo importante es saber reconocer cuando son demasiados o muy pocos...hallar el punto de balance que te mantenga feliz en unidad, en respeto hacia otros y a ti mismo y claro al mismo tiempo en armonia.
Lindo escrito, te agradezco de corazon.
Besos, feliz semana!

Kosmisch dijo...

¡Hola! Me ha encantado la entrada y te sigo!
Me gustaría que te pases por mi blog para ver qué te parece y si te gusta, quédate por favor.

http://pensamientosenelahora.blogspot.com.ar/

http://buscandotelibro.blogspot.com.ar/

Un abrazo y muchísimas gracias.

Laura. M dijo...

Hacerse respetar primero y después y respetar. Nunca me quedo con ganas de decir lo que pienso Kadannek, lo que me ha ocasionado más de un problema y enfados con gente. Pero no me ha importado, porque esas personas pretendían aprovecharse de mí... Y como dice un refrán en Epaña "Más vale ponerse una vez colorao que ciento amarillo"
Un beso

RECOMENZAR dijo...

La gente escribe comentando reaccionando desde el punto de vista de ellos -Mucha gente tiene rabietas e insulta al otro sin saber que se está insultando a sí mismo.
Hoy en dia medio mundo
anda mal
ya que la situación mundial está mal.
Tratar de ser lo mejor que uno puede
poniendo una sonrisa y rodeaase de gente con auras positivas.
El silencio y análisis de uno mismo nos lleva a entendernos un poco mejor por lo tanto ser asi una mejor persona
Me encanta el haberte encontrado

**kadannek** dijo...

-Patricia: Siempre me un vuelco el corazón de alegría de verte. Gracias por venir, leer y compartir tu opinión. Concuerdo; Buscar el balance es determinante en esta cuestión. Poner límites sin ser severamente restrictivo hasta el punto en que te quites tú mismo la flexibilidad, y tampoco ser demasiado blanco como para que te pase a llevar. Cariños!

-Kosmisch: Saludos y bienvenid@. Aunque me hubiese gustado saber tu opinión sobre el tema.

-Laura. M: La idea es no ofender a alguien innecesariamente en el proceso, pero si se tratan de personas aprovechadas, hay que hacer como tú y ponerles un "pare" de inmediato. Bien hecho.

-Recomenzar: Claro está que las personas hablan desde su propia experiencia, es la idea de compartir historias y con ello aprender. Coinsido en que al insultar al resto pueden llegar a estar insultándote a ti mismo, pues salirte de tus cabales demuestra falta de autocontrol, por ende, manifiesta un desconocimiento de tu persona y de tus propios límites. Como bien dices, lo importante es tratar de ser mejores, de rodearse de gente compatible y pasarla bien.
Saludos y bienvenida.