jueves, 5 de enero de 2017

Reconociendo linajes y sanación del dolor ancestral femenino



Después de haber tratado los temas con nuestros antepasados de forma general, en las siguientes entregas iremos sanando nuestro linaje femenino y masculino por separado, puesto que, muchas veces los problemas de una parte no son iguales a los de la otra, pero ambos son importantes de atender,  ya que  para estar en balance, tanto el uno como el otro deben ser respetados.

Bajo mi experiencia personal, comprendí que para estar en justo equilibrio, las mujeres no sólo deben reconocer, sanar y venerar su femineidad, sino también reconocer, sanar y venerar su masculinidad. Los hombres también deben aceptar no sólo los valores que les entrega su linaje masculino, sino también su linaje femenino. Al fin de cuentas es un conjunto, que unido y entendido, nos vuelve más estables y poderosos. Renegar un aspecto sólo limitará el que quieres enfatizar, así que te será difícil sentirte como una persona totalmente íntegra. 
Todos sabemos que socio-culturalmente hay muchos estigmas hacia cada género, estableciendo pautas de comportamientos e ideales que sólo agregan presión e infelicidad muchas veces. De ahora en adelante, conociendo esta realidad, poco a poco debemos ir dilucidando si las cosas que hacemos y a los planes a los que aspiramos, son realmente un impulso personal o una expectativa ajena, con la cual se cree que se debe cumplir para ser considerado “apto” y propio de “una persona normal”, digna de encajar en sociedad.

Iniciaremos con una oración creada por Ashamel Lemagsa, quien la escribió para las mujeres de su linaje, honrando especialmente a su abuela. Pero que con mucho cariño comparte para que otros podamos aplicarla.

Oración de liberación del dolor ancestral del linaje femenino.
(Dedicado y en honor a su abuela Consuelo Fanego.)

"Amadas madres, abuelas, hermanas...Hoy y para siempre soltamos los recuerdos dolorosos que nos unen en aquellos actos, pensamientos y sentimientos presentes en nuestro linaje femenino, donde están involucrados el linaje masculino mal aspectado, por el maltrato hacia nuestra esencia femenina en palabras, actos, pensamientos y sentimientos.

Lo Siento, Perdóname, Te Amo, Gracias…

Donde la obligación estaba por sobre el amor. Donde la indiferencia era aceptada como algo “lógico” hacia nuestra tarea cotidiana.

Lo Siento, Perdóname, Te Amo, Gracias…

Cuando el descanso casi no existía, pues nuestro ritmo de trabajo era más allá de la salida y puesta del sol…

Lo Siento, Perdóname, Gracias, Te Amo.
  
Cuando el amor del hombre hacia nuestra esencia femenina, era un acto para su satisfacción personal, olvidando nuestros sentires profundos de amor, nuestra entrega cotidiana, nuestro amor en silencio a pesar de la desvalorización, la indiferencia y la falta de amor…

Lo siento, Perdóname, Gracias
Te Amo.

Por las memorias ancestrales de todo el linaje femenino Familiar y más allá de él…

Lo siento, Perdóname, Gracias, Te amo.

Por la sanación total, por la Liberación total de toda herida a ayer y de hoy…

Lo siento, Perdóname, Gracias, Te amo.

Hoy y para siempre…

Nos perdonamos, nos amamos en el respeto absoluto de nuestra esencia Divina Femenina, para ser Fuente VIVA de Amor Ilimitado…

Sanando todo resentimiento, perdonando herida recibida, amando a todos por igual…

Lo Siento, Perdóname, Gracias, Te Amo.

Hoy y para siempre…

Renacemos en nosotras mismas en un nuevo Linaje Divino Femenino donde la Paz, el Amor, la Compasión y la Misericordia como lazos de sanación unen lo separado, cicatriza lo lastimado…Suelta el rencor y la ira…

Renace en balance perfecto donde lo Femenino y lo Masculino son libres, sanos, complementarios, amantes del Amor Ilimitado.

Así es, Hecho está."

Nota: Puedes recitar esta oración las veces que desees, también puedes transformarla en una carta escrita con tu puño y letra, leerla en voz alta y luego quemarla. Puedes compartirla con personas especiales o modificarle para que se ajuste a tus necesidades. Puedes escoger una fecha especial o hacerlo cuando lo sientas. Ten la libertad de construir tu camino hacia la sanación.

-Pincha su nombre para ir al enlace directo en donde Ashamel Lemagsa nos cuenta su experiencia sobre qué la inspiró para redactar esta oración o ve a su blog-


16 comentarios:

Maite S.R dijo...

Me encanta lo bien expresada que está la idea del perdón en estas oraciones. Unido a la gratitud y al amor.
Es la única manera de sanar esas heridas que quedan grabadas y se van heredando a través del linaje, femenino en este caso.
Hermoso.
Que así sea.

Un abrazo grande :)

Ilesin dijo...

Muy hermoso, seguro que todo ello hará que las heridas se cierren y fluya la vida de nuevo brillante y transmutada.
Besos

Mª Jesús Muñoz dijo...

Kadannek, la oración de Ashamel Lemagsa es muy completa...Realmente la mujer lleva una gran carga de dolor e incomprensión a lo largo de la historia y es bueno que sane sus heridas y se libere de la herencia de sus antepasados...
Te agradezco tu buena voluntad y tu generosidad, amiga.
Tendré en cuenta esta oración.
Mi abrazo y mi cariño.
M.Jesús

Lorena Rosania dijo...

Esto está genial y no me esperaba una carta tan completa y tan sencilla a la vez. Ya la tengo copiada para poder leerla con calma y poder redactar a mi manera la carta.

¡Gracias por compartirla!

**kadannek** dijo...

-Maite S.R: Pensé lo mismo que tú, me pareció bonita la mezcla entre perdón, gratitud y amor. Sin duda muy útil para sanar el linaje femenino tan herido. Un abrazo, linda.

-IIesin: Es la idea, estimada, cerrar y sanar la mayor cantidad de heridas posibles. Un abrazo.

-M. Jesús Muñoz: Ojalá algún día te animes a realizarla, si no es ésta, quizás otra, porque es cierto lo que señalas: La mujer lleva una gran carga de dolor, de prejuicios, de estigmas, de limitaciones impuestas, de creencias faltas y limitantes, que no les deja expresarse y ser completamente sana y feliz. Un abrazo.

-Lorena Rosania: Me alegra mucho que te haya gustado y que pienses aplicarla. Diría que la mejor forma de realizar un ejercicio como éste es darle "nuestro toque", explicando las circunstancias personales y de nuestra propia familia, eso lo vuelve más específico y real. Así que puedes usar esta oración-carta como modelo para fabricar una que se ajuste a tus necesidades. Es la idea que siempre trato de expresar cuando comparto estos ejemplos, porque eso son: "Ejemplos". Hay más, así que te las traeré pronto para que puedas complementar ésta.

RECOMENZAR dijo...

Interesante como ves la vida y tus cosas....
un abrazo desde el frio de un dia en Miami

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Taty Cascada dijo...

Por experiencia personal, sé que el debido perdón a nosotras mismas nos libera del dolor inmediato y, también de esa pesada carga que llevamos a nivel universal. Si no logramos liberarnos de esa herida que no cicatriza, no podremos avanzar y nos quedaremos estancadas en el dolor sin lograr el necesario equilibrio.
Abrazos para ti.

**kadannek** dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
María Clara dijo...

Kadannek si ya sabes quién es LA usuaria Anónima deberías decirlo directamente por aquí. Ella debería saber que la descubriste!!

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
**kadannek** dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Esther R dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
**kadannek** dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
BlueSilence dijo...

Estoy muy de acuerdo con lo que dices, hay que estar muy atentos a las varias trampas que existen en cómo hemos venido desarrollando nuestra cultura. Es importante analizar qué ideas o conceptos están siendo benéficos para nuestro desarrollo, y qué otros están siendo perjudiciales. Diría que es cuestión de sentido común estar abiertos a entender perspectivas externas, en este caso, las del género opuesto, ya que nos beneficiaría mucho; ayudaría mucho a sanar el dolor de los linajes y a la vez el de uno mismo.

Un saludo.

**kadannek** dijo...

-Taty Cascada: Exactamente, estimada. La idea es cicatrizar las heridas familiares e individuales, para no perpetuar dolores obsoletos. Digo obsoletos, porque llega un punto en que éste ya no enseña nada importa. Dejar las culpas atrás, perdonar para sanar, avanzar para crecer. Saludos.

-María clara: Gracias por el apoyo, no te preocupes, no fue nada. Saludos!

-BlueSilence: Precisamente ese es el punto; Desprogramarnos de patrones y creencias inservibles, que sólo nos limitan y llenan de prejuicios, miedos y estancamiento. Hay que tener un poco de valentía, quizás, para aceptar qué es lo que realmente nos sirve, qué es lo que vale la pena seguir poniendo en práctica y qué conviene transformar o desechar. Hay demasiados estigmas socio-culturales que lastiman a la gente, pero poco a poco podemos liberarnos de ellos. Tener una mente abierta y entender las problemáticas de ambos géneros trae mucha paz y armonía. No sólo sanamos nosotros, sino el resto. Un beso!