miércoles, 22 de marzo de 2017

Críticas I (Tipos)




Seguramente te ha pasado alguna vez que alguien realmente no entendió el mensaje que quisiste dar, quedándose más en la forma que en el fondo. Quizás alguien malinterpretó a tal extremo una palabra, una frase o una idea, diciendo que eres discriminador, clasista y egocéntrico, a lo mejor lo hiciste tú. Tal vez alguien se burló de un error, de una foto o de un contenido que compartiste, abriendo una polémica que nunca debió existir. A veces pudiste llegar a sentir que te criticaron por el placer de criticar, por ocio o por un odio directo por ser como eres.

Ante esto, quiero decirte algo que aprendí hace un montón de años cuando iba al colegio, lo que podría ampliar tu campo de comprensión. Existen dos tipos de lectores, por ende, de “comentaristas”: El lector ideal y el lector real:

El Lector ideal es parte de ese público con el que todo escritor sueña, aquel que comprende exactamente lo que quisiste decir, incluso entrelíneas, aunque jamás se haya enfrentado a una situación o contexto como el que describes. Además de conectar con tu obra.
El lector real es ese público que interpreta tu escrito desde la capacidad que le permite su propia experiencia, es decir, se identifica principalmente con situaciones similares que haya vivido, lo que le otorga cierta cercanía ante los conceptos que tratas. Inclusive, puede tergiversar (inconscientemente) lo que dices, pues “entiende lo que quiere entender” o de plano, no entiende nada, según su intelecto.

Esto dicho a groso modo, pero ahora ¿cómo entender cada tipo de crítica? 

Para entender más este asunto catalogaremos las críticas en dos tipos principales “La crítica constructiva (positiva)” y “La crítica destructiva (negativa)”:

  • Crítica constructiva: Este es el tipo de crítica ideal. En la que aún dentro de cierto margen de subjetividad, se intenta argumentar objetivamente, anunciando los pro y lo contras de tu trabajo. Señalando qué deberías potenciar y qué deberías mejorar, incluyendo tips para ese proceso. Es decir, es una verdadera opinión, en donde prima el balance. Éste es el tipo de crítica a la que apelo, pues es la que realmente te enseña, te nutre y te desarrolla en tu campo de acción. Ya sea que una persona se incline a favor o en contra de tu obra, no te halagará de sobra ni te ofenderá innecesariamente


-Se entiende como “positiva” en cuanto supone  que te señala amablemente los puntos a favor que posees o transmites para que sigas desarrollándolos, además promueve soluciones ante los defectos, errores o problemas que presente tu trabajo, como un beneficio para éste.
Toca aclarar que esto va más allá de simples palabras de aliento, lo que hace que muchas personas piensen que este tipo de opiniones no invitan a crecer. Aún así, personalmente, pienso que este tipo de estímulos ayudan a saber si nuestro trabajo está llegando a alguien, si una persona se conmueve, se identifica, si entiende o siente algo con nuestra obra.  Y aunque este tipo de refuerzo positivo no promueve exactamente el mejoramiento de nuestra obra, todos necesitamos este apoyo para continuar motivados.

  • Crítica destructiva: La crítica destructiva carece de sentido común y empatia, se enfoca básicamente en hacer sentir mal al otro, en desprestigiar tanto su trabajo como su persona en vez de apelar a una mejoría a través de una sana retroalimentación. A veces toma un falso tinte de raciocinio, se camufla entre argumentos poco sólidos muchas veces, y aunque lleguen a ser reales o de peso, quienes opinan son movidos más por una suerte de poder y egocentrismo que por ayudar. Este tipo de crítica las desapruebo, porque no parecen ser ningún aporte consistente para el crecimiento de alguien. Aquí caben los llamados “haters”, personas con tratos hostiles y comentarios tóxicos. Hay quienes dicen que son un mal necesario, pero para mí, rayan en el odio, carecen de educación y de la capacidad para entrar en debates sanos y concluyentes, en vez de polémicas absurdas y ataques personales.

-Se entiende como “negativa”, básicamente porque este tipo de crítica señala los puntos aparentemente mediocres o en contra que muestra tu trabajo o persona sin mucho interés por el progreso que puedas tener. Por lo general las críticas negativas pueden ser muy vagas argumentativamente hablando, sin tacto y sin el incentivo por promocionar un avance objetivo, real y sincero ante el desarrollo de la obra, artista, situación o persona en general.

Ahora que hemos hablado de los tipos de críticas, en las próximas entregas trataremos el cómo darlas y recibirlas.

18 comentarios:

Hada Saltarina dijo...

Supongo que todos hacemos críticas y todos las recibimos. La cosa, como bien dices, es hacerlo con motivos buenos y fundados, y de manera educada, respetando a quien ha hecho o dicho algo también de forma respetuosa. Normalmente la crítica siempre escuece un poquito, sea positiva o negativa, pero una vez pasado el primer golpe, puede enseñar mucho.

Un abrazo

Sophie dijo...

Es decir tener al lector ideal, todos interpretamos la realidad según nuestra propuesta historia, osea siempre es subjetivo, lo que sí podemos decidir es cómo tomar las críticas

Don Vito Andolina. dijo...

Hola bella, dejar ue hablen de uno y si es mal mucho mejor.....
Gracias, pasa buena tarde, besos anómalos..

Kristalle dijo...

Me ha gustado tu entrada, esta claro que todo el mundo critica
saludos

Kasioles dijo...

Tu entrada de hoy, es un campo abierto al diálogo, a la reflexión y da mucho de sí para contrastar opiniones.
Sin ánimo de molestar, y estoy hablando de mí, cuando leo algún artículo, me cuesta muchísimo ser objetiva, siempre me meto tanto en esa lectura que lo llevo al terreno de mi subjetividad, de mis sentimientos y así puedo opinar.
Ya te digo, ser exclusivamente objetiva, creo que es algo demasiado difícil de lograr.
Pero el hacer una crítica negativa tampoco va conmigo, jamás quisiera herir los sentimientos de los demás.
Y mi experiencia me ha enseñado que no todas las personas aceptan una crítica constructiva, recuerdo que, muchos años atrás, a una compañera le he corregido una falta de ortografía y ha dejado de hablarme.
Lo hice, desde el punto de vista de mi subjetividad,ya que, si me lo hubiese hecho a mí, le estaría siempre agradecida.
En fin, espero que me haya explicado y trates de entenderme.
Agradezco muchísimo tus letras en mi espacio, son un buen estímulo para seguir adelante, yo desearía que mi comentario también lo fuese para ti.
Te dejo cariños en un fuerte abrazo.
kasioles

Beauséant dijo...

Este tipo de cosas son las que deberían colgarse en las páginas en las que se permiten comentarios como una especie de guía de estilo...

Y mira que debería ser sencillo, ¿no? Cuando entras en una casa ajena si tienes lo pies llenos de barro te sueles limpiar los pies o, mejor aún, te quitas los zapatos, ¿no? No dejas un montón de mierda que tendrá que limpiar el dueño del sitio.. pues con una web es lo mismo.. pero claro, hay gente que disfruta haciendo daño, psicópatas en pequeño.. trols que los llaman en el mundo digital.

Espero la segunda parte con interés, porque muchas veces es el propio receptor de la crítica el que confunde las cosas...

Muchas gracias ;)

Ángeles dijo...

Me identifico totalmente con tu entrada, aunque cada persona es diferente, y es diferente la forma como evaluar una lectura o una situación. Y es muy curioso lo que me ocurre, porque lo he vivido con los exámenes de los chavales a los que doy clase, siempre intento hacer una crítica constructiva y alabar lo bueno que leo en sus escritos, te puedo asegurar que se consigue muchísimo más y ellos mismos reconocen sus fallos.
Y en lo que leo en los blog, siempre me enriquezco con lo que han escrito otros, porque por muy poquita cosa que seas, SIEMPRE TIENES ALGO QUE DAR Y ALGO QUE RECIBIR... en esto está la mejor forma de la crítica...

Un abrazo desde el corazón.
Angeles

Lorena Rosania dijo...

Es un tema que tiene mucha tela para cortar y con esto defiendo lo extenso de mi intervención.

No suelo creer en al objetividad y casi que lo prefiero así. Me gusta más un lector real que un lector ideal; al igual que en una obra de arte, prefiero a un espectador real, que se adentre a la obra y se deje llevar por lo que ésta le transmita, haya vivido o no una experiencia que tenga que ver con la misma.

Hay quienes piensan que la objetividad se da cuando un grupo de personas coinciden en un punto, por ejemplo, somos varios los que coincidimos en que esta entrada es muy buena pero eso no es ser objetivos, eso es simplemente que a todos nos llega por igual el mensaje.

Para mí todo está en el receptor aunque el emisor haya sido lo suficientemente claro y el mensaje así se perciba. Cada quien tendrá una visión y una opinión de acuerdo a su forma de creer y pensar. Igual pasa con las críticas, quien las ve como negativas o positivas, constructivas o destructivas, es el receptor. Incluso me atrevo a decir que no estoy de acuerdo con que se asocie una crítica constructiva con positivismo y una crítica destructiva con negativismo. He recibido críticas con intenciones destructivas que me han servido más y han sido más positivas que las constructivas.

Hoy por hoy no defiendo las críticas, defiendo el rescate de ideas. Creo que es la forma más suave que tiene un emisor de ayudar sin que el receptor se sienta ofendido.

Saludos!

Mª Jesús Muñoz dijo...

Kadannek, estoy de acuerdo contigo en que hay lectores ideales y reales, como también hay críticas constructivas y destructivas...Según mi experiencia en este mundo de los blogs,puedo decirte que, cada cual comenta según el tiempo que tenga, el ánimo y la actitud ante la vida...Por eso, los que llevamos años en este mundo, sabemos que todo es relativo...Hemos aprendido a aceptar las críticas, puesto que ya conocemos a los lectores,unos lo hacen de forma rápida y superficial, por cumplimiento, y otros profundizan y resaltan lo positivo o negativo con afán de compartir y aprender todos juntos...A veces me sorprenden críticas para bien o para mal, que creo no merecer, pero trato de aceptarlas "deportivamente"...Lo importante es seguir compartiendo y aprendiendo.
Mi gratitud por tus profundos y buenos posts.
Mi abrazo siempre.

Princesa Nadie dijo...

La crítica constructiva puede ser incluso algo bueno porque nos hacer ver las cosas con otra perspectiva...La crítica negativa nunca hará bien a nadie, ni a quien la hace-
Un Abrazo

maría del rosario Alessandrini dijo...

De verdad que sí, es mucho mejor que te aclaren lo que les dejo un escrito, y no que te dejen un comentario solo por dejar algo, gracias.
Abrazo

RECOMENZAR dijo...

Siempre trato de ser simple y positiva
por supuesto que hay textos que me llegan mas
Nadie tiene que juzgar o dársela de intelectual cuando en realidad lo que escribe solo él se entiende
Tratar de sonreir y ser positivo ayuda en la vida
una entrada muy interesante
gracias

RECOMENZAR dijo...

jamas se debe criticar
el arte, el arte de escribir es como el de pintar.
Si no te gusta no lo visitas y si te gusta lo conmemorás
me voy no doy mas lata jajaja
estuve leyendo comentarios de gente que cuando la leo no la entiendo...pero bueno ya ves tu entrada me ha fascinado
Mil gracias

Maite S.R dijo...

Primero de todo: felicidades por tan estupendo análisis. No puedo dejar de recalcar siemrpre lo mucho que me admira la claridad y armonía que muestras al exponer una idea.
Los podría comparar con las olas que serenas y elegantes llegan a su orilla. Así, tu razonamiento llega a mi mente.

De las críticas... qué puedo decir... que en este mundo abunda un tipo de seres a los cuales les encanta sentirse por encima de los demás y el modo que encuentran de hacerlo es colocar su astronómico ego sobre el tuyo. Como son egos-globo (están vacíos) basta un pinchazo para que se desinflen y quizá el mejor pinchazo sea la ignorancia, al menos con los "trolls" tan aficionados a fastidiar los blogs.

Las críticas positivas las recibimos siempre de personas que nos aprecian o de gran capacidad de comprensión y ecuanimidad. Yo he aprendido mucho de estas críticas, y llego a creer que sin ellas es muy difícil avanzar en multitud de aspectos de la vida.

Gracias por invitar a la reflexión, espero las próximas partes

Un abrazo grande :)

Milena dijo...

Muy interesante el tema que traes. Yo estoy de acuerdo con tu planteamiento y desarrollo del tema. Y también con los comentarios anteriores. Francamente a mí me interesan las críticas constructivas, y el ánimo y apoyo que se extrae de los comentarios positivos.

Un abrazo

BEATRIZ dijo...

Es nuestro talón de Aquiles, la comunicación entre los humanos y la percepción de las cosas, es siempre variada y rara vez se coincide en el instante de la comunicación.
De alguna manera estamos en sintonía con este tema mujer.

Saludos.

Umma1 dijo...

Cuando se lanza un escrito (digo escrito porque es el medio que compartimos, pero es igual para cualquier obra ) deja de ser de uno. Quien lee, cierra el trabajo y pone el sentido. Y el autor debe hacerse cargo de esa realidad.

Un texto es polisémico, por otra parte, uno escribe desde su propia historia y el espectador interpreta desde la suya. Ergo uno no puede leer sino desde su subjetividad. Y eso vale para quien hace la crítica y para quien la recibe.

Un abrazo


Analy y Miguel dijo...

Después de leerte a ti y a los comentarios y sonar tan redundante con lo que ya te han dicho.

Primero estoy de acuerdo en lo sorprendente que eres para expresar las ideas con claridad, yo diría que eres una profesional, ahora hiciste un buen análisis sobre los lectores reales e ideales y al igual que Lorena, prefiero a los reales, pese a que me gusta que se entienda el mensaje de mi texto, siempre me resulta mas interesante la interpretación propia llegada de la subjetividad, pues abre el puente a la comunicación y a conocer al lector lo que vuelve desde mi punto de vista mas entretenido leer la critica pues se vuelve un dialogo.

En cuanto a lo de las criticas constructivas y negativas, creo que como ya dijeron es básicamente la intención de quien escribe, pues si eta persona solo quiere sembrar el odio se centrara en lo negativo.

En cierta ocasión conversaba tenia un debate con una chica, la cual solo ponía atención a ciertos comentarios míos e ignoraba los otros como si la parte positiva no existiera.

Pero es parte de, después de todo al criticar también mostramos no en el contenido si no en la forma de expresarnos una parte de nuestro ser.

Yo suelo ser un tanto malinterpretada en mis comentarios, pero regularmente siempre critico desde la subjetividad y al texto no al autor del mismo.

ANALY FERNANDEZ GALVAN