lunes, 4 de diciembre de 2017

Hay que quererlas



Es probable que alguna vez hayas escuchado o pronunciado la célebre frase que dicta que “A las mujeres no hay que entenderlas hay que quererlas”, la cual se la debemos al escritor Irlandés Oscar Wilde, a quien quizás conozcas por una de sus obras más destacadas llamada “El retrato de Dorian Gray” o por “El fantasma de Canterville”. Pero hoy no pretendemos hablar de su trayectoria como poeta ni dramaturgo, pues lo que nos atañe es precisamente la frase señalada en el principio. Antes de exponer mi visión, quiero preguntarte: ¿Qué te hace sentir cuando la escuchas o dices?, ¿como hombre o como mujer concuerdas con ella?, ¿por qué?.

Es importante que analices tu respuesta porque no pretendo pasar a llevar a alguien, pero quiero demostrar que esta frase se ha instalado tan hondo en nuestra sociedad, haciéndola parte del “saber popular”, impactando la forma en que muchas personas se relacionan con el sexo opuesto. Diría que se le ha restado la importancia debida al machismo implícito en esta idea, camuflado o "hermoseado" por el son poético que parece tener. 

Muchas veces he sido testigo de la forma indiscriminada en la que se utiliza dicha frase para disminuir los sentimientos, acciones y pensamientos de una mujer, con ese falso tinte comprensivo y romántico que lleva en sí misma esta frase burlona.
Lo más desafortunado del asunto, es que muchas mujeres han adoptado esta idea sobre sí mismas y sus congéneres, ignorando que esta clase de pensamientos contribuye a la desigualdad entre géneros.

Ya te habrás dado cuenta que no soy partidaria de la premisa en cuestión, ya que se trata al género femenino como irracional, en el que sus actos no tienen ni son ni ton y que sus emociones son injustificadas. A mi ver, cada vez que esa frase es pronunciada, se nos está quitando valor como seres pensantes y libre-opinantes, subestimando nuestro intelecto y toma de decisiones. 
A su vez, se utiliza como excusa para no hacerle frente a las problemáticas entre parejas, como si las mujeres fuesen siempre las equivocadas y culpables, pero “se nos perdona por ser mujeres”, como si fuésemos lindos cachorritos haciendo tonterías y que con querernos bastase. Pero ¿de qué clase de querer estamos hablando entonces?, la forma en que yo entiendo un afecto y lazo verdadero, tiene como base no sólo la lealtad, sino también el respeto como pilar fundamental, en donde nos tratamos como compañeros en igualdad de condiciones; en donde tú me escuchas y yo te escucho, en donde tú argumentas y yo argumento, en donde ambos llegamos a un consenso para que las partes implicadas sean satisfechas, trabajando en pos del bienestar mutuo. Y esto es aplicable en relaciones laborales, sociales, amistosas, familiares y amorosas.

Cuando era mucho más joven siempre me hizo eco esta frase, algo nunca encajó, pero no comprendía en ese momento que se trataba de una visión machista que hace menos a las mujeres. Usualmente estas ideas se sobrevaloran porque fueron dichas por algún escritor reconocido, y al ser reproducidas por tantas y tantas personas sin distinción de género, rol, estatus o edad, uno da por sentadas esas visiones. Hoy en día entiendo que algo que se hace popular y que está inmerso en el inconsciente colectivo, no es necesariamente verdadero, correcto ni justo.

Quizás hayan personas que crean que esto es una exageración y que una frase como ésta no tiene ningún impacto sólido, contundente y real sobre una comunidad. Es seguro que algunos nos aconsejen hacer oídos sordos ante las cosas que no nos gustan y seguir de largo para que no nos afecten. De hecho, estoy de acuerdo en que una frase no debe amargarnos el día, pero hay que entender que el perpetuar pensamientos retrógrados como el que estamos tratando hoy, colabora a la forma en que una cultura se mueve y trata a su propia gente. Yo no quiero seguir viviendo en un mundo en donde se subestime a las personas por ser de uno u otro género, o de una u otra condición, sobre todo si son ideas dañinas de hace más de un siglo atrás; es hora de renovarnos y avanzar hacia una comunidad más unida y evolucionada.

Así, que en pos de lo anteriormente mencionado, procura bien tus palabras, escoge con sensatez lo que expresarás, para no seguir siendo parte de esos grupos que menosprecian a sus pares, muchas veces, por falta de conocimiento y análisis.

Por último, para entender a una mujer no debes subestimarla, escucha sus razones con respeto. Es una idea errónea creer que somos difíciles de descifrar. Esa es sólo una postura facilista y engañosa, nutrida, justamente, por ideas como las de Oscar Wilde.

16 comentarios:

Don Vito Andolina. dijo...

Hola amiga, en si habría que querer a casi todo el mundo, siempre hay excepciones, independientemente del género que tengan...pero..

Gracias, buen día, besos de agua..

**kadannek** dijo...

-Don Vito Andolina: Gracias por pasar. Estoy de acuerdo que independiente del género hay que querernos entre nosotros, pero esta entrada no se trata de esto, lo que me lleva a preguntarme, sin afán de ofender ¿leyó de qué se trataba o se quedó con el título? jajaja. Saludos.

lunaroja dijo...

Hola Kadannek.
Tu artículo me ha impresionado mucho y favorablemente,por la claridad,por la coherencia y la contundencia de lo escrito.
Creo que das en el clavo,con la interpretación que haces de la famosa frase.
Es sin duda,a mi entender también discriminatoria y ofensiva.. es como cuando ( y también es ofensiva y discriminatoria) " le das la razón como a los locos".
Son frases estereotipadas que se han instalado como bien dices,en el inconsciente colectivo,y allá van todos enarbolando estos tópicos que van en demérito de las mujeres.
Muy interesante!

Don Vito Andolina. dijo...

Hola Kadannek, regreso en modo aclaración, las interpretaciones de un texto, de unas palabras sean de quien sean, son tan personales como íntimas, un texto se descifra desde el corazón de quien lo lee, independientemente de con que carácter haya sido escrito, la literatura en cualquiera de sus formatos, sea artículo, poema, novela, etc etc, es de libre albedrio y por encima de todo de libre interpretación, contestando a tu pregunta, lo único que no leí de tu texto, fue el título..
Gracias, pasa buen día, besos en libertad..

Beauséant dijo...

en mi defensa diré que me cuesta tanto entender a hombres como a mujeres... incluso a veces no soy capaz ni de entenderme :)

Pero tienes razón, muchas veces usamos esas frases hechas, las aceptamos más bien, y nunca pensamos en lo que implican, el significado que encierran...

La vida esta llena de cosas que no entendemos, de cosas complicadas y no por eso abandonamos. Muchas veces cuánto más cuesta entender algo más merece la pena intentarlo y muchas otras veces descubrimos lo errados que estábamos.

Un abrazo.

Sophie dijo...

Creo haber escuchado antes la frase pero no estoy segura, en todo caso concuerdo con tu análisis, aunque han cambiado un poco las cosas siguen habiendo pensamientos que de forma consciente o inconsciente reproducen lo que aún pasa en la sociedad, el modo en que aún se ve a las mujeres y cambiar empieza con eso, con usar de otra forma el lenguaje, de forma más cuidadosa. Obvio es mucho más que eso, no quiero simplificarlo, pero es parte de...
Gracias por la reflexión.
besos

angeloblu dijo...

Credo che le cose, con il tempo siano cambiate, anzi direi che la donna ora è molto emancipata ed esprime un ruolo molto importante nella società. Questo non toglie che è assai difficile scardinare pensieri radicati nel tempo e che purtroppo ci penalizzano. Credo poi che il senso che viene interpretato e dato ad una frase è molto individuale, dipende dal modo di ognuno di noi che ha di pensare e sentire, io adoro pensare che Oscar Wilde abbia voluto esaltare il fatto che le donne sono così belle da poterle solo amare. Un abbraccio grande.

AMALIA dijo...

Es cierto que hay que tener mucho cuidado con las frases que pueden dar lugar a malas interpretaciones aunque procedan del gran Oscar Wilde.

Creo que, afortunadamente,la sociedad va cambiando.

Te deseo una hermosa Navidad.

Un abrazo.

maría del rosario Alessandrini dijo...

MUY FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO NUEVO.
ABRAZO

Rayén dijo...

"Yo no quiero seguir viviendo en un mundo en donde se subestime a las personas por ser de uno u otro género, o de una u otra condición, sobre todo si son ideas dañinas de hace más de un siglo atrás; es hora de renovarnos y avanzar hacia una comunidad más unida y evolucionada".

Interesante reflexión, amiga. Yo creo en que todos somos personas y solo por ese motivo, ya somos dignos y ùnicos. A veces la distintas culturas nos hacen marcar más nuestra forma de plantearnos en el mundo pero todos tenemos algo que entregar, que hacer aquì incluso nuestros hermanos más pequeños los animales, que a veces sufren por ser más indefensos.

Te dejo un cariñoso saludo de Navidad y mis mejores deseos para el Nuevo Año.
Un abrazo.



**kadannek** dijo...

-Lunaroja: Debo agradecer de todo corazón la atención que siempre pones en cada artículo, eso se aprecia y respeta profundamente. Gracias también por tu tan valioso aporte y perspectiva de este asunto, que muchas veces pasamos por alto sin cuestionar que esas cosas aprendidas no son siempre correctas ni productivas. Un abrazote.

-Don Vito Andolina: Recibo su explicación, aunque es muy diferente interpretar un poema a entender un artículo. Cada quién puede tocar el punto en el que desee ahondar, pero la forma en que escribió su primer comentario hace creer que no leyó o pasó por alto el tema central. Pero como dije, no hay líos. Saludos.

-Beauséant: Diste en un punto muy importante; hay que cuestionar las cosas, por más simples o complicadas que parezcan. Debemos ser responsables de nuestras palabras y discernir qué es correcto y qué no. Saludos.

-Sophie: Entiendo lo que dices y lo comparto, todo se trata de no dar por sentado aquello que se repite sin discriminación. Analizar un poco más nuestra forma de comunicarnos y la manera en que el lenguaje afecta o contribuye a nuestro desarrollo como sociedad. Un abrazo.

-Angeloblu: Penso che sia bello che tu cerchi di vedere il lato positivo delle cose, mi piacerebbe poter vedere anche questo problema,ma mi sembra che questa frase e tutto ciò che contiene in sé sia ​​stata controproducente per la società. Grazie mille per aver ampliato la prospettiva di questo.
un abbraccio!

-Amalia: Espero que la sociedad vaya abriendo cada vez más los ojos y haga denuncia de estas frases, prácticas, tradiciones y actos que son tan dañinos. Un abrazo.

-María del Rosario Alessandrini: Muchas gracias por tus felicitaciones, recibe también bendiciones de mi parte, pero me habría gustado saber tu opinión sobre el tema que estamos tratando. Saludos.

-Rayén: Tienes razón, ya el sólo hecho de ser personas nos hace merecedores de respeto y dignidad. Gracias por tu opinión, recibe abrazos de luz.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

No sé si era el pensamiento de Oscar Wilde. Creo que El retrato de Dorian Gray y en alguna obra de teatro, no subestimaba a las mujeres.
El mismo fue víctima de su época.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

El fantasma de Canterville tiene como personaje a Virginia, quien es capaz de entender al fantasma, tener compasión por él. Y por ayudarlo es capaz de enfrentar al angel de la muerte.
Creo que Oscar Wilde la muestra como admirable

**kadannek** dijo...

-El Demiurgo de Hurlingham: Oscar W. lanzó muchas ideas machistas en su época, que trascendieron a su obra, tanto así, que tristemente siguen haciendo latencia en nuestra sociedad, potenciadas, obviamente también, por otros autores y grupos.

palomamzs dijo...

A mí me parece que para querer primero hay que entender o por lo menos tratar de hacerlo.
Es bastante machista la frase, como si las mujeres fuéramos encantadores animalitos incomprensibles.
Saludos!!

**kadannek** dijo...

-Palomamzs: Estoy de acuerdo con lo que dices, es que simplemente pienso igual. La frase es machista, pero como se adorna con tintes románticos, socialmente se aceptó sin más.

Saludos, qué gusto verte por aquí.